Bathroom X

Bathroom X

8 Un sujeto respira lentamente, tratando de poner su mente en blanco. Cuando está totalmente concentrado, eleva al máximo su capacidad pulmonar e inhala profundamente. En ese instante, atraviesa la puerta corriendo lo más rápido posible, esquivando obstáculos y cerrando tras de sí la puerta de su cubículo. Momentos más tarde, escapa a toda velocidad de regreso por la misma puerta por la que entró, conteniendo en todo momento la respiración. Cuando por fin logra salir al exterior respira agradecido de haber podido superar, una vez más, algo que constituiría un reto hasta para los protagonistas de Dragón Ball Z.

Aunque esta escena pueda parecer sacada de una nueva modalidad de deporte extremo, en realidad se trata del desafío que debemos afrontar quienes usamos un baño de hombres en las Aulas del Lago. Aunque pensándolo bien, tal vez si se debería crear un nuevo deporte extremo llamado Bathroom-X, o algo así.

Como todos los usuarios sabemos, estos baños se han convertido involuntariamente en zona de emergencia sanitaria, debido a la decidida colaboración de quienes hacen uso del mobiliario y no dejan correr el agua. De esta forma el olor hace que el aire se vuelva irrespirable a las pocas horas de haber limpiado los baños.

Me parece que solamente se necesita voluntad, con el fin de dejar los baños tal y como los encontramos después de usarlos. Con un poco de colaboración, es posible evitar la tortura aromática a los demás usuarios de estas instalaciones y, especialmente a los aseadores que deben enfrentarse a la gran cultura ciudadana de quienes nos hacen aguantar la respiración por varias horas al día.

Comments

comments