El basuro de navarro, parte de nuestro paisaje

El basuro de navarro, parte de nuestro paisaje

especial1

Foto: César López - EL CLAVO

Como si no estuviéramos contentos con la variedad de montañas que la naturaleza nos regaló a los caleños, desde hace más de 10 años nos hemos encargado de construir un gran cerro, el cual se suma al paisaje de nuestra ciudad, pero en este caso un cerro multicolor hecho a partir de plásticos, papeles, cartones, vidrios, envases, botellas, metales, sobras de comidas, escombros y demás basuras que generamos.

especial2

Foto: César López - EL CLAVO

De manera diaria estamos enviando al Botadero de Navarro mas de 1,500 toneladas de basuras domiciliaras, sin contar los residuos de las industrias, hospitales y otras localidades que también son depositadas en el mismo sitio, generando no sólo un impacto desagradable para nuestra vista, sino altos riesgos para toda la comunidad. Grandes cantidades de gases se escapan a la atmósfera sin ningún control, agravando de esta manera problemas como el relacionado con los cambios climáticos. De igual forma se producen aguas residuales – lixiviados – que al colarse por las basuras arrastran partículas de plásticos y metales contaminando aguas subterráneas, que surten de liquido a cultivos y ríos que se encuentran en la superficie, como es el caso del río Cauca, del cual luego tomamos el agua para nuestro consumo.

Es así como nuestra indiferencia e irresponsabilidad ante esta situación regresa a nosotros convirtiéndose en una amenaza. Pareciera que los únicos que han sido capaces de “meterle mano” a las basuras han sido miles de personas que viven y trabajan en el Botadero, los Recícladores o Recuperadores, quienes han encontrado en la basura una alternativa para su sustento y supervivencia en medio de la actual crisis de desempleo y exclusión social que se vive debido al vertiginoso crecimiento de nuestra ciudad. Pero el Basuro de Navarro ya llegó a su tope, no resiste más nuestras basuras, lo que significa que tendremos que encontrar y construir otro lugar para la disposición final de éstas. Sin embargo no bastará con saber que contamos con un buen sistema para su manejo final, un aminoramiento del problema entre el compromiso de todos los caleños, pues será necesario que disminuyamos de manera notable la cantidad de basuras que producimos, para lo cual tendremos que ser muy selectivos al momento de hacer compras, exigir a los productores y vendedores menos empaques y productos que puedan ser reciclados o reutilizados, fomentar y practicar la separación de las basuras desde nuestros hogares o los lugares donde se generan, apoyar campañas que promuevan el reciclaje de materiales como papeles, vidrios, metales, plásticos y demás materiales que lo permitan y ser exigentes con las técnicas de recolección, manejo y control de nuestras basuras.

especial3

Foto: César López - EL CLAVO

Hace pocos años en la Universidad Javeriana se montó un sencillo sistema de reciclaje con la partición de personal de Servicios Operacionales y estudiantes del que era entonces el Grupo Ecológico de la Universidad. Sin embargo este programa no se pudo mantener y hoy en día es poco o nada lo que hacemos los javerianos frente al problema de las basuras. Somos un “buen” generador de estas, en especial sobras de comida, envases plásticos y papelería, los cuales podrían ser reciclados. Será necesario entonces contar con la participación de toda la comunidad universitaria, directivos, personal operativo, docentes y estudiantes, siendo más cuidadosos con el uso de la papelería y productos desechables, aprovechando las sobras de comida y desechos vegetales en la elaboración de abonos para el cuidado de nuestros jardines y en general seleccionado y dando un mejor uso a nuestros desperdicios. Con esto lograremos que sea menor la cantidad de basura con la que participamos en la construcción de ese cerro llamado Basuro de Navarro.

Nuestra ciudad seguirá creciendo, pero no podemos permitir que el desarrollo de ésta se haga a costa de la destrucción de nuestro entorno, pues además de acabar con la posibilidad de vida de otros seres, finalmente estaremos atentando contra nuestra propia vida.

Escrito por Andrés Perafan
Ingeniero Industrial
Universidad Javeriana

Comments

comments