Aprender otro idioma

Aprender otro idioma

Info@esl.com.co

Los lingüistas han llegado al consenso que dos áreas específicas de tu cerebro te permiten entender y hablar tu idioma: el área de Wernicke (descubierta por Carl Wernicke) y el área de Broca (analizada por Paul Broca). La primera procesa las señales auditivas y el léxico. La segunda te ayuda a aplicar la gramática de tu propio idioma. Se llegó a estas conclusiones estudiando a las personas que sufrían daño cerebral en estas zonas del cerebro y que presentaban problemas para entender su propio idioma y comunicarse.

 

¿Qué pasa en el cerebro bilingüe?

Algunos lingüistas creen que los bilingües tardíos, es decir, las personas que aprenden un idioma luego de los 7 años, pasan por diferentes fases.

En un inicio utilizan las mismas reglas del primer idioma en el segundo, sintiendo la necesidad de traducir mentalmente. Luego, crean un subsistema intermedio para entender/hablar el segundo idioma que se llama interlengua. Con esta interlengua se comunican en el idioma extranjero, pero aún hay rastros de su lengua materna, errores de pronunciación, vocabulario o de gramática. Según se avanza en el idioma, la interlengua se comienza a parecer a la lengua extranjera, tal y como la hablaría un nativo, los errores desaparecen progresivamente.

Cuando estás aprendiendo un idioma extranjero es normal que te equivoques o que mezcles con tu lengua materna ¡es parte del proceso de aprendizaje de tu cerebro! ¡Nunca te sientas avergonzado! ¡La timidez es un obstáculo que hay que evitar!

¿Qué pasa en el cerebro trilingüe?

Siguiendo esta teoría, cuando se comienza a aprender un tercer idioma, el cerebro suele pensar que se está hablando en la lengua segunda y no en la materna. Se activan, en un inicio, las áreas que corresponden al segundo idioma que aprendiste y no al primero. A medida que avanzas en el idioma, se crea una tercera división para el tercer idioma. Cuando tienes tres áreas bien delimitadas ¡eres trilingüe!

¿Qué pasa con mi lengua materna?

El debate principal de esta teoría es el hecho de que las lenguas nunca se verían en la necesidad de separarse cerebralmente de manera completa, ya que se pueden compartir  algunas reglas para entenderlas/hablarlas. Entonces el idioma materno se vería afectado por esta unión.

Según diversos estudios, las personas bilingües/trilingües suelen perder, en diferentes grados, la variedad de su vocabulario, eligiendo inconscientemente palabras que se usan más en la lengua extranjera. Incluso puede haber casos en los que el bilingüe o políglota comienza a equivocarse rotundamente en su lengua materna, produciendo ocasionalmente enunciados incomprensibles para alguien que sólo habla su lengua materna y no es bilingüe como él.

En comunidades donde todos son bilingües estos “errores” en la lengua materna comienzan a ser repetidos y entendidos por todos. Puede nacer otro idioma intermedio, que combina a los dos primeros. Fue así como del latín nació el español, el francés, el italiano, el portugués, entre otros. Todos ellos fueron resultado de personas que hablaban latín pero que comenzaron a combinarlo con los idiomas de los pueblos dominados/invasores a medida que se volvieron bilingües. Claro está, este proceso toma décadas, incluso siglos.

¿Entonces? ¿Tu cerebro separa los idiomas en las áreas de Wernicke y Broca o no? ¡Sin importar lo que pase realmente en tus neuronas, aprender un idioma extranjero es una aventura que no te puedes perder!

¡Vívela al máximo!

Comments

comments