Body paint

Body paint

Fotos por: Cortesía de Anubis vrussh

El arte al desnudo y en un lienzo de piel

Desde la antigüedad el hombre ha utilizado la pintura en su cuerpo como una herramienta plástica, dándole diferentes enfoques tales como: el reconocimiento en una tribu, el camuflaje a la hora de la caza, o simplemente con la intención de impresionar al enemigo. Pues bien, estos movimientos marcaron el comienzo de lo que es hoy una de las corrientes artísticas más practicadas alrededor del mundo, Bodypaint.

La pintura corporal llega a occidente en el siglo XX, los primeros pigmentos usados por nuestros antepasados van desde la sangre de los animales pasando por carbón, tiza y tierra hasta semillas de frutas y arcilla. En la actualidad, existen pinturas especializadas en el cuidado de la piel así como en garantizar la calidad del grabado. El rotundo éxito de la pintura corporal radica en la magia de lo efímero y lo seductor, ya que logra conjugar todos los elementos de tal manera que el cuerpo logre expresar en unión con el artista un concepto, y obviamente el hecho de crear una ilusión con la cual se permite una exposición del cuerpo sin chocar con el pudor de la sociedad.

En palabras de uno de los mayores exponentes de este arte, Anubis Vrus, “el bodypaint es un contacto directo, un canal de expresión infinita a través del cual el artista se compenetra con la modelo y sus sentires, donde hay una constante interacción con las formas, los colores y las curvas hasta lograr darle vida a la obra que empieza a comunicarse con su propio lenguaje”. Uno de los aliados más significativos del bodypaint es la fotografía, una foto logra captar el momento mágico, como el truco de un mago.

No existe un ideal de cuerpo. El bodypaint puede ser aplicado en cualquier persona sin importar las proporciones o el tipo de piel, aunque hay que tener en cuenta las preferencias del artista y el objetivo de la ilustración pueden influir. Para ser el artífice de una de estas obras la confianza viene a jugar un papel decisivo, así mismo, la creatividad a la hora de pintar.

El bodypaint se caracteriza por la irreverencia, la innovación y sobre todo, porque aún está en una fase muy experimental dando vía libre a la creatividad del artista, el cual acude a las texturas, el trabajo con pinceles aerógrafos, espátulas y espumas logrando diversos efectos. El único requisito, la necesidad de expresarse y experimentar con el cuerpo.

Comments

comments