Aprender del pasado Construir un presente

Aprender del pasado Construir un presente

Foto:Antonio Sabain

Cuando algo se encuentra en el momento final, en su etapa decisiva o cerca de poner un punto de cierre, vamos dilucidando las cosas que se hicieron o dejaron de hacer de forma constante, como una revelación. Lo interesante de este tipo de ejercicios, es que ponen en evidencia el desconocimiento general de muchas situaciones que pasan en nuestro país, ya sea de tipo geográfico o de tipo cognitivo. Nos muestra que no estamos del todo enterados y en pleno conocimiento de un mundo que siendo cada vez más grande imparte unas ilustraciones que en varios casos y por diferentes razones resultan confusos.

Este, tiene que ser tomado como el momento preciso para cambiar, dar fin a una tendencia colectiva que por años ha afectado al mundo y especialmente a las mentes de nuestro país; tenemos que dejar de confiar en las situaciones del azar.

Y no es una apología a subestimar los cultos de fe que existen alrededor del mundo. Todo lo contrario, es poner en contexto todo tipo de enseñanzas que al ser humano con el paso de la historia, le ha dejado la herramienta para encontrarse en espacios de tranquilidad para el alma de una manera “lógica”. Llena de eso, de esa lógica que el mismo creador de esta historia dejó como un don a los seres humanos.

Por otro lado, también es el momento de dejar de confiar en el azar como salida a los problemas que tienen una raíz compleja desde todo punto de vista. El mundo como lo conocemos hoy, es una consecuencia de todo el trabajo mal hecho por cantidades de generaciones pasadas que no tenían la más mínima consideración con él. Muchas veces sin tener una claridad para hacerlo ya que con el pasar de los tiempos, el ciudadano del planeta adquiere tácitamente responsabilidades de gran altura.

Este momento es otro, nuestro momento es especial, lleno de tecnología que manejada de una manera idónea nos ha facilitado la vida en sociedad; somos parte de un momento histórico donde tenemos mucho de todo en nuestras manos, incontables ideas para desarrollar y potencial humano para generar un cambio en masa.  Así, este fin es la mejor solución para encarrilar el tren hacia ese mundo donde las profecías comenzarán a hablar de ese día donde el planeta será la mejor opción, y donde vayamos dándonos cuenta, qué tanto nos pueden servir las enseñanzas de la historia y qué tan grande o de gran calidad, será lo que le podemos dejar a ese ser humano que un día va a aprender de este momento, va a aprender de su pasado.

Comments

comments