#Clavitorial Ed.101: Bajémosle a la agresividad en las redes

Un llamado al auto control

En muchas ocasiones, sobre todo cuando se trata de temas políticos, las redes sociales han pasado de ser una herramienta para el encuentro, compartir momentos con los amigos y personas cercanas, a un lugar lleno de insultos, falsos perfiles, montajes y mentiras. Se han convertido en el termómetro de un país polarizado y dividido, que vive un momento complejo donde perdonar, pasar la página y avanzar, se hace muy difícil en esta parte inicial del postconflicto.

Tal vez se nos ha ido la mano y estamos pensando más en nuestros derechos de libre expresión y se nos han olvidado los deberes; además de que estos espacios virtuales tienen efectos reales en la vida. No podemos confrontar a otra persona con amenazas e insultos evadiendo las consecuencias, no podemos actuar con ligereza y de manera irresponsable ante el matoneo en redes, no podemos sentirnos con licencia para poder agredir a cuanta persona piensa diferente a nosotros, cosa que sucedería de otra manera si tuviéramos de frente a nuestros “amigos” de Facebook y seguidores de Twitter.

Cada vez vemos más ejemplos de agresiones de todo tipo en las redes, en donde en se hacen comentarios, muchas veces en caliente y se termina armando todo un problema que puede traer consecuencias penales, si alguien se toma la molestia de iniciar un proceso legal. En este sentido la ley se ha ido especializando para brindar herramientas ante un posible delito.

Entonces, desde El Clavo creemos que ha llegado el momento de empezar a fijar límites al respecto; así como en la realidad sabemos que nuestros derechos terminan donde empiezan los de los demás, las redes sociales deben endurecer las medidas contra el lenguaje inapropiado, noticias mentirosas y perfiles falsos. Pero más allá de pedir que las redes que sean más estrictas al respecto, es tomar conciencia que como personas debemos respetar las ideas de los demás y ser tolerantes.

Hemos sido reiterativos que como sociedad debemos rescatar los valores y principios para empezar a solucionar muchos de los problemas que padecemos. Desde esta tribuna impresa y en nuestros otros medios, venimos insistiendo que es preferible el autocontrol, que seamos conscientes que hay que fijar límites antes que llegue la represión. Pero si queremos modificar este comportamiento en las redes sociales, debemos entender que lo que sucede en estos espacios virtuales, tienen consecuencias reales, legales y que existe una normativa que rige este nuevo reto de convivencia.

Bajémosle la agresividad, no respondamos con apasionamientos a los mensajes provocadores en las redes sociales, verifiquemos la información que compartimos y seamos conscientes del daño que generamos cuando hacemos parte de la viralización de contenido falso. Nuestro comportamiento en redes habla de lo que somos, hay límites en la forma como nos referimos a los demás, de la misma manera que en la vida real.

Por: Ivonne Pasaje

 

 

Comments

comments

Leave a Reply

*