Buscando dar en EL CLAVO

Buscando dar en EL CLAVO

clavitorialed11La gran cantidad de e-mails recibidos a partir de la edición pasada y los muchos artículos que nos enviaron para la presente, nos hacen pensar que se puede dar en el clavo en una comunidad universitaria bastante pasiva como lo es la caleña (profesores y alumnos). Ahora estoy más convencido que podemos llegar a ser un periódico de alta calidad, logrando cobertura y alternatividad a partir de la integración de procesos administrativos y comunicativos. Es difícil entender que en mi facultad me digan que este tipo de propuesta empresarial, sea ingeniería Light y de poco peso. La verdad, estas apreciaciones que demuestran la poca visión de algunos ingenieros no me importa. La terquedad en los medios alternativos de comunicación es una variable que debe estar presente, por encima de los juicios académicos y de quienes tienen miedo a las fusiones de las disciplinas propias de la postmodernidad. La terquedad es la única alternativa, cuando se busca romper esquemas cuadrados de pasadas generaciones, que no permiten pensar en nuevos modelos propios, flexibles, agiles y con resultados valiosos para lo que llamamos “civilización”.

Hoy empezamos a apuntar online casino hacia la imprudencia, para mirar debajo de la falta y a trascender el escote…. Como decimos en El Clavo, es necesario volver “A volver a dar papaya”, porque si no es así, estamos contando granos de arroz. Queremos más artículos que nos ayuden a mirarnos, a cuestionarnos y a romper burbujas en medio de las complejas diferencias e hibridaciones que hay entre todos. En estos cinco años de “El Clavo”, hemos aprendido un poquito a partir de las embarradas. Seguimos creyendo que nuestro país debe construirse “Clavo a Clavo” en experiencias a escala humana, como los Medios Alternativos de Comunicación y en las Industrias Culturales.

La invitación para esta edición es pensar en comunidad, a dejar el egoísmo y no luchar por nuestro pellejo. Parecemos niños chiquitos recogiendo sorpresas de una piñata. ¿Se acuerdan? En el piso, quitándole al del lado, pensando en tener más y sufriendo por lo que cogió el otro.
Organicemos nos así sea para repartirnos el que todos saquen cinco o para bajar en el carro a los que viven por la pasoancho o para exigir que bajen el precio del almuerzo y que nos den aunque sea más papa y arroz. Eso es lo que queremos, dejar la pendejada del miedo al ridículo y a la pena, que de eso no queda nada, solo la estupidez. En la calle, cuando salgamos de este simulador que se llama Universidad, nos vamos a dar cuenta que lo importante es la persona y el calor humano.

Pensarse este proceso de “El Clavo” no s fácil. Cada edición es un hijo de distinto Padre. Para el otro año pensamos aumentar nuestra cobertura con artículos validos para la comunidad universitaria de Cali y dar Clavo con el elclavo.comm, pagina que tiene un contenido de opinión y debate para los gomosos de la evolución. Gracias por ayudarnos a construir y a crecer, por aventurarse a leer estas 14 páginas en letra 12 y casi a doble espacio. No se avergüence de coger un Clavo y agarrarse a “dar papaya” (no clavo) a todos lo que pasen al lado suyo.

Comments

comments