Clavitorial: Nos gusta la política

Clavitorial: Nos gusta la política

Nos gusta la política

 

Analicemos nuestra posición

 

Los humanos somos por naturaleza seres políticos, dijo una vez Aristóteles en medio de sus grandes reflexiones sobre la vida. Debido a nuestra imperfección solo nos sentimos completos cuando estamos en  comunidad, en este sentido, podríamos decir que cualquier persona, entidad o agrupación, tiene en su accionar, elementos de la política, puesto que todos vivimos y nos movemos gracias a  las relaciones sociales, y más aun, en una época donde las barreras comunicativas casi no existen debido a la tecnología.

Ahora bien, que no usemos nuestra democracia para bien nuestro, es otro cuento.

Muchos señalan a El Clavo como la “revista de los políticos”  porque siempre está hablando sobre el tema e incluso han llegado a decir que la publicación pertenece a X o Y partido y que desde sus columnas y artículos se está haciendo proselitismo. Pero nada ha estado más alejado de la realidad de El Clavo. El hecho de que le demos espacio a diferentes líderes de la política (en su mayoría jóvenes preocupados por el cambio social) a que expongan sus ideas no alinea a este impreso en ningún bando, ninguna corriente, ningún color y ninguna filosofía.

A El Clavo sí le gusta la política, de hecho le encanta, porque se ha dado cuenta de que es necesario abordar este tema procurando concientizar a un pueblo polarizado el cual no vota por las ideas sino por otras razones que vienen camufladas en una caja de lechona. Queremos dar a conocer a aquellos líderes que realmente están dispuestos a trabajar por la gente; que tienen en sus propuestas a la educación, la cultura y sobretodo la vida como pilares de sus proyectos.

Este año nuevamente se pone en auge el tema electoral, en donde seguramente volveremos a ver una  batalla campal entre muchos candidatos que quieren llegar al poder a como dé lugar sin importar si hay desigualdad, si la corrupción está acabando con el patrimonio y mucho menos si la gente se siente insegura en donde vive, parece que aquí lo único que amerita el esfuerzo de las campañas es llegar a ese puesto gubernamental y mandar.

Como a nosotros sí nos importa la política y con eso no quiere decir que seamos unos mamertos o partidarios de algo o de alguien, queremos instar a que nuestros lectores tomen el acto del sufragio como la oportunidad más efectiva de poder cambiar la triste realidad colombiana. La culpa de que cada día estemos mal no la tienen los alcaldes, ni los gobernadores ni el presidente, la culpa es nuestra porque nunca nos sentamos a analizar lo que merece y necesita el país. O lo que es peor: porque se nos olvida permanentemente lo que muchos corruptos han hecho en el pasado.

Cualquiera puede dar su opinión política en nuestro medio, siempre y cuando su posición sea respetuosa y propositiva. Aquí no le cerramos la puerta a nadie, porque no estamos casados ni con los verdes, ni con los azules, ni los rojos o amarillos. Las buenas prácticas políticas no las determinan los partidos. Somos un medio libre e independiente y seguiremos así para siempre. Lo único que debe importar ahora en esta nueva coyuntura electoral que se avecina es que pensemos que el bien común está por encima del bien particular y que lo que nos debe motivar es la razón y no el color de una bandera partidista.

Comments

comments