Más Peter Drucker y menos Danny Trejo – Arranque con ganas en 2014

Más Peter Drucker y menos Danny Trejo – Arranque con ganas en 2014

CLAVITORIAL NO MAS PETER

¿Qué tan cerca estamos hoy de nuestras metas? ¿Cuántos sueños hemos cumplido este año? Si estas preguntas nos dejan con un signo de interrogación gigante flotando sobre la cabeza, fue de chiripa que hicimos más que sólo producir CO2 durante la última vuelta alrededor del sol.

¿Por qué un año? Un año es una medida arbitraria que arranca arbitrariamente el 1 de enero, porque a los antiguos romanos les resultaba práctico por aquello de las elecciones. Sheldon Cooper diría que sería más significativo arrancar el año con el cumpleaños de Isaac Newton (25 de diciembre), pero lo importante es que nos da una idea de que se cumplió un ciclo y que es una buena excusa para evaluar.

¿Por qué evaluar lo que se hizo en el año? La administración nos sugiere que lo que no se mide no se puede controlar (gracias Peter Drucker) y la malicia indígena que “a camarón que se duerme se lo lleva la corriente”. Por eso suena como una buena idea que diseñemos lo que queremos de nuestra vida y que hagamos lo que sea necesario para obtenerlo, en lugar de dejar que las circunstancias nos arrastren a quién sabe dónde. Durante años nos dijeron qué hacer y a qué metas debíamos apuntar (por ejemplo, no tirarse ninguna materia para poder pasar al siguiente semestre), pero deberíamos ver un poquito más lejos a medida que vamos creciendo. Si queremos estudiar afuera con una beca, debemos construir un buen promedio y aprender al menos inglés, que son resultados que no se obtienen el día antes de presentarse a la convocatoria. Si queremos ver a Red Hot Chili Peppers y NIN en el próximo Estéreo Picnic, hay que ahorrar para comprar las boletas apenas salgan, no rezar para que nos llueva del cielo el día del concierto. Ahí no podemos echarle la culpa a la mala suerte o a no estar en la rosca, sino a que nos dejamos caer en el chibchombiano estereotipo de dejar todo para lo último.

Aprovechemos esta época para medir cómo estamos, incluso si no teníamos ninguna meta. Así podremos comparar dentro de un año cómo estamos con  respecto al punto de partida, si nos acercamos a la meta o si, por el contrario, tiene más posibilidades Danny Trejo de ser elegido el hombre más sexy del planeta. Obviamente queremos cambiar el mundo. Obviamente queremos dejar huella. Pero esas cosas toman tiempo, y cambiar nuestro entorno inmediato, cambiarnos a nosotros mismos, es la forma de irnos preparando para hacer historia. Este año sobrevivimos al apocalipsis Maya, al concierto de Justin Bieber y un largo etcétera. Tenemos con qué darle con toda a este 2014 que se nos vino encima.

Comments

comments