Necesitamos nuevos referentes

Es el momento de nuevos liderazgos

Mientras que poder y dinero sean sinónimos de éxito y felicidad, y si los referentes de ese éxito y esa felicidad son los actuales políticos, futbolistas, cantantes y gente de la farándula, entonces necesitamos con urgencia que emerjan nuevos liderazgos que se destaquen por sus valores y que logren llamar la atención de todos, sobre todo de los jóvenes. Porque el dinero fácil, la cultura del atajo, la trampa, la infidelidad, el delito y el crimen se han vuelto el común denominador de los referentes de hoy en día, esto en gran parte como consecuencia de la narcocultura, la inmediatez y la decadencia de las instituciones.

Estamos en un país donde la justicia no funciona y nuestra fragilidad como sociedad ha hecho que perdamos identidad, que no tengamos memoria y nos dejemos permear fácilmente por las lógicas de consumo y lo light. La forma como nos vestimos, como nos tratamos, nuestro total desinterés por la actualidad nacional, la apatía hacia lo público y la falta de asociatividad, son muestra de que estamos siguiendo los liderazgos equivocados.

Pero en el corto plazo no se ve la posibilidad que se hagan visibles los referentes que necesitamos, aquellos que pueden cambiar el actual significado de éxito por su trabajo en temas de emprendimiento, medio ambiente, tecnología, cultura y liderazgo. Ésos referentes existen, pero los medios masivos no los destacan, no hablan de ellos y los invisibilizan. Tal vez para ellos sea más fácil subirse en las lógicas establecidas del consumo, que construir un nuevo lenguaje donde tengan cabida estos personajes que hay que destacar y difundir su historia de vida.

Por ejemplo, los empresarios, vale la pena conocer su proceso cuando eran personas promedio y que, gracias a una buena idea, mucho trabajo, constancia y perseverancia hoy son exitosos. Contar la historia del ciclista desde sus inicios y del artista cuando asistió a su primera audición, y también el apoyo de sus amigos y familias; esto ayudaría a empezar a cambiar el referente que buscamos. Necesitamos contar la historia completa, hacer énfasis en el origen, porque nadie nació en lo más alto de su carrera, todos se hicieron poco a poco, paso a paso, tuvieron dificultades que finalmente resolvieron y las superaron. Ahí está lo valioso, lo que nadie cuenta, tal vez porque nadie lo pregunta.

Es ahí donde aparecen medios e iniciativas como El Clavo, para los que se vuelve valioso el proceso, donde aparecen otras lógicas y alternativas, cuando nos repensamos el concepto comercial para llegar a más jóvenes y mostrarles los nuevos liderazgos. Porque para nosotros, los medios son una herramienta de transformación, y no de consumo como finalidad.

Necesitamos nuevos referentes, personas con historias de verdad y no de ficción como en los videos musicales y las películas de héroes, necesitamos ver en las vallas a mujeres y hombres comunes y corrientes, no con figuras ficticias y vidas complejas para proyectar una imagen falsa. Necesitamos estar alerta de esos nuevos liderazgos y apoyarlos, debemos alimentarnos con valores y principios, volver al inicio y construir de nuevo.

 

Comments

comments

Leave a Reply

*