La verdadera historia del arte (Y la plenitud)

La verdadera historia del arte (Y la plenitud)

Imagen tomada de https://c1.staticflickr.com/1/102/290426862_a6adab313c.jpg

Imagen tomada de https://c1.staticflickr.com/1/102/290426862_a6adab313c.jpg

Esta historia es de hace mucho tiempo, tanto que es más vieja que esta vida del mundo. Viene directamente desde el pasado.

Alguna vez existieron cuatro hombres como tantos (¿o tan pocos?): jóvenes, inteligentes, optimistas y felices; pero no sólo por estar vivos, sino por lo que tenían. Entre tanto, una gran imaginación y creatividad, lo cual era exclusivo de ellos.

Aparte; eran tan buenos amigos que, cuando uno se asustaba, todos se abrazaban fuertemente para protegerse, en una especie de pacto que tenían desde niños, pues su amistad era de toda la vida.

En esa época, existía un pueblo ubicado en alguno de esos lugares remotos del mundo y ahí vivían ellos, quienes coincidían (como siempre en alguien que lo tiene todo) en que tanta felicidad estaba incompleta y que había algo que les faltaba: plenitud.

De manera que decidieron dejarle a sus sentidos la tarea de encontrarla, pues confiaban ciegamente en su creatividad.

De manera que, por un momento, cada uno imaginó algo hermoso, que era de lo que carecía en ese momento el mundo gris que habitaban.

El primero de ellos, Pintura: llenó su mente de algo que no había visto jamás. No sabía qué era y además hacía parte de un papel. No era real. Apenas se podía observar, como los sueños de la noche y estaba lleno de hermosas tonalidades de un color hasta ese momento desconocido.

El segundo, Escultura: creyó ver (aunque sólo creyó) una figura a base de un material muy hermoso y definido; pero, entre su ostentosidad, tampoco logró definir de qué se trataba.

Música: el tercer amigo, viajó con su imaginación a un lugar donde sólo se escuchaba un mágico y afinado canto dedicado a la belleza de algo que, supuestamente, destellaba por sus colores, suavidad y frescura; pero cuya identidad nunca fue revelada.

Y Poesía: ¡claro! el cuarto protagonista. Imaginó que halagaba y halagaba a algo con versos y que lo hacía con el alma; hasta el punto de usar, con gracia, miles de figuras literarias. Incluso, se podía decir que en ese momento sentía amor.

Pero (como siempre) al dejar de soñar, también dejaron de ser felices. En cambio, los invadió una gran sensación de insatisfacción y su corazón se llenó de tristeza. Habían conocido algo que los podía hacer felices y que no era real.

Entonces, cierta tarde iban caminando por un parque, cuando de repente Pintura logró ver, entre varias hojas, una hermosa rosa roja, la primera que florecía en el mundo.

-¡Esto es, exactamente, con lo que soñé! – Exclamó emocionado, como también se sintieron sus amigos al verla porque era lo que todos habían imaginado, en una hermosa coincidencia que les hizo sentir que la plenitud estaba, por fin, frente a ellos.

Sin embargo, como suele suceder, tanta felicidad los atemorizó; a tal punto que se abrazaron muy fuerte; hasta que, en un momento, sus cuerpos se fusionaron y pronto, se volvieron una sola persona, la cual heredó la creatividad e imaginación de los cuatro y dio el nombre de ‘Rosa’ a esa hermosa flor por Roja, Ostentosa, Suave y en memoria de los cuatro Amigos.

También se bautizó a sí mismo ‘Arte’ por el Abrazo del que había nacido, la Rosa y el Temor que unió a los amigos al haber Encontrado la felicidad en esa flor, que aún en estos tiempos sigue simbolizando amor.

Con su gran imaginación y creatividad, Arte se reinventó miles de veces, hasta tomar todas las formas en que hoy lo conocemos.

Esta es la historia de cuatros amigos de los que nadie sabe nada. Con usted, querido lector, es un buen comienzo y una bonita manera de hacerle entender esas cosas que, a veces, sólo se logran con un cuento.

En este caso, que la vida es linda mientras tengamos qué admirar; incluida ella misma, claro; que los sueños se pueden cumplir el día que menos esperamos, así que hay que estar alerta y como dicen por ahí: “cuidado con lo que deseas” porque podemos asustarnos y por último, que el arte siempre será creativo y para nacer, solo necesitará toparse con algo nuevo.

 

Escrito por Lorena Arana  @AranitaArepita

Comments

comments