Semáforos en rojo: ¿Injustificados?

Semáforos en rojo: ¿Injustificados?

dario¿Por qué nos pasamos un semáforo en rojo? A sabiendas del riesgo que corremos y que corren los demás, nos inventamos excusas para hacernos los locos con el Código Nacional de Tránsito.

Creemos que un lunes festivo, a las 6:01 de la mañana, el poquísimo tráfico de la ciudad nos lo permite. Somos dueños de la vía. Como nadie nos ve, ¡si acaso!, disminuimos la velocidad del vehículo para continuar con nuestra ruta de largo.
Pero lo hacemos un viernes a las 2:32 de la tarde. ¡Eso sí que es el colmo! Tras arriesgar nuestra propia vida o integridad material del carro, en primer lugar ponemos en riesgo a la cantidad de ansiosos y apresurados motociclistas que crecen exponencialmente en todas las ciudades: el semáforo todavía está haciendo el cambio para ellos de verde a amarillo y ya han arrancado… es como si sufrieran de paranoia.

A veces nos estancamos en la cola de carros que aún no han avanzado por la calle siguiente, y atascamos a los que vienen por la vía que cruza. Entonces, con el pito, pretendemos corregir el error que cometimos intencionalmente y que disfrazamos como víctimas del trancón de enfrente.

También nos lo tragamos por saciar un afán sin sentido. Queremos ir rápido, a toda marcha, acelerando al máximo los motores para pasar ‘raspados’. ¿En qué vamos a utilizar ese tiempo que ganamos al pasarnos el semáforo? Con seguridad, desperdiciándolo en cualquier vagabundería.

Y final y lastimosamente, por evitar quedarnos en primera línea del cruce a merced de la tracalada de vendedores de los semáforos, ante el espectáculo de malabaristas profesionales o aficionados, frente al dolor de familias desplazadas y con la molestia de lavadores “voluntarios” de parabrisas.
Hasta en eso se refleja la intolerancia en este país. Ya no nos aguantamos ni a un semáforo en cualquier color.

Comments

comments