Desde Rusia con amor

Desde Rusia con amor

Catedral de San Basilio - Moscú

Catedral de San Basilio – Moscú

Un dolor de cabeza para Estados Unidos, una incógnita para el mundo occidental, una historia de zares, petróleo, espías, literatura, extravagancias, frío y aislamiento… son tantos los estereotipos que podemos tener de Rusia ¡pero la realidad es que es un país increíble para conocer o para vivir!

Este hermoso y enorme país -el más extenso del mundo-, tiene 17. 075. 400 km2, una población de 142. 905. 200 habitantes y abarca los extremos norte de dos continentes (Europa y Asia). Debido a su extensión e historia, es un país único. Es una mezcla entre el mundo occidental y oriental, el comunismo y el capitalismo, el cristianismo ortodoxo y la superstición, con gente muy romántica y trabajadora.

Todas estas características se pueden encontrar fácilmente en cualquier calle de Moscú –su capital-, especialmente si tenemos en cuenta que los rusos dicen que Moscú es en sí misma un país pequeño dentro de Rusia. Afirman que Moscú, debido a la gran afluencia de población de todas partes de Rusia, es una condensación  de toda la diversidad de su cultura y población, haciendo de esta enorme ciudad, un gran centro económico, pujante y dinámico.

Sin duda alguna, si vas a Rusia, tendrás que ir a su capital, donde podrás encontrar algunos de los lugares más icónicos de la cultura rusa, como lo son: la Plaza Roja con la Torre del Salvador del Kremlin a la derecha y la Catedral de San Basilio al fondo. Así mismo, la catedral del Cristo Salvador, la más grande de los templos ortodoxos.

Si hablamos de la gastronomía rusa, podemos darnos cuenta de la gran variedad y riqueza multicultural que se ve reflejada en la increíble diversidad de platos. Su cultura culinaria parte de la comida campesina, de poblaciones rurales en las que las preparaciones deben contrarrestar el frío extremo al que están expuestas. De esta manera, son platos ricos en contenidos calóricos, grasos, proteicos y poco perecederos o de fácil almacenamiento, en los que resaltan los pescados (generalmente ahumados), las setas, la miel, frutos del bosque, los encurtidos (principalmente caseros) y panes con abundancia de cereales. Así mismo, las bebidas alcohólicas como la cerveza y el vodka, son consumidas en abundancia para acompañar las comidas. Indudablemente, las preparaciones que podrían definir la gastronomía rusa, serían las sopas… elaboradas comúnmente con carnes y pescados ¡ofrecen una infinidad de aromas y sabores!

Por Daniela Ramírez
Editora – ESL Estudios Internacionales

Comments

comments