Razones por las que estudiar en el exterior puede cambiar mi vida.

Razones por las que estudiar en el exterior puede cambiar mi vida.

ESL Estudios Internacionales, Revista El Clavo, Kings Education y Guardme felicitan a los ganadores del concurso “Yo sí tengo un proyecto qué contar”.

1er lugar: Karen López premiada con la beca de estudios de inglés por 4 semanas en Boston con todos los gastos pagos.

2do lugar: Carlos Andrés Cano, premiado con una suscripción de un 1 año a la revista El Clavo, 1 cámara lomo Fish Eye 2 y 1 bono de descuento de
USD $ 250 para estudiar con ESL.

3er lugar: Elkin Riascos, premiado con una cámara lomo Fish Eye 2 y 1 año de suscripción a Revista El Clavo.

top7

1. Adiós al hotel mamá: Estudiar en el extranjero te prepara para lo que es la vida realmente, te aporta madurez. Ya no tienes que esperar que tu mami te despierte para ir a cumplir tus labores, te tenga el desayuno servido y te lleve si te cogió la tarde. Ahora es un compromiso contigo mismo. Si no haces algo el afectado directo eres tú, nadie más.

2. Mejoras tu habilidad para manejar el dinero: Si te gastas todo en un día serás el único afectado. Quieras o no te enseña a ahorrar, aspecto fundamental para cuando vivas solo. Te vuelve más responsable, más consciente de tus deberes y de las consecuencias de tus actos.

3. Trabajo sí hay, pero como dicen por ahí “hay que hacerse desear”: En la época de nuestros padres bastaba con estudiar una carrera profesional para asegurarse un futuro medianamente bueno. Ahora eso no es suficiente, ahora tienes que aportar algo extra en el campo laboral; volverte competitivo. El conocimiento de otro idioma es fundamental para esto y aprenderlo interactuando con sus hablantes es la mejor forma de hacerlo. Haber convivido en el exterior siempre será un plus en tu hoja de vida. Las empresas actualmente miran con detenimiento la cantidad de estudios que te prepararon como profesional y la cantidad de idiomas que manejas. Incluso unas ponen el inglés como requisito indispensable para presentarse al cargo. No te vas a quedar sin el trabajo de tu vida solo por no saber inglés, ¿verdad?

4. Creces como persona: No en metros de altura sino en cultura. Te enseña de manera diferente que no todos somos iguales y que debemos respetarlo, pero que tenemos tanto en común que sin importar la nacionalidad, la raza, el sexo o la religión podemos hacer amigos en todo el mundo, incluso contactos al momento de hacer negocios. Tendrás muchas anécdotas que contar.

5. Aprendes a conocerte a ti mismo: Aunque suene un poco a libro de superación personal, al estar conviviendo bajo otra cultura y no limitado por la propia descubres quién realmente eres, qué es lo que te gusta y cómo quieres ser, es decir, aumenta la confianza en ti mismo y en las decisiones de vida que tomas. Tienes un espacio para compartir contigo, para crear hábitos que tal vez no sabías que disfrutarías, como tomar fotos, leer o ir a cine solo.

6. Hay distintas formas de hacer las cosas: En el estudio como en el hogar, las cosas no tienen que ser como siempre han sido. Estudiar en el exterior te presenta distintas soluciones a los problemas de siempre. Cómo se dividen las tareas del hogar en distintos países, de qué manera se divierten en otros países o culturas, qué métodos de aprendizaje utilizan diversas personas abriendo tu mente a nuevas ideas.

7. Te hace un mejor ciudadano: Cuando regreses sabrás, entre muchas cosas, que los “Pare” se respetan, que la basura va en las cestas, que las calles se cruzan por las esquinas y solo cuando el semáforo peatonal está en verde. Aspectos que en teoría deberías saber y respetar pero solo hasta que los ves aplicar masivamente en el exterior notas el bien que le hacen a tu ciudad.

 

Comments

comments