¡Yo no escogí ser político, a mí me eligieron!

¡Yo no escogí ser político, a mí me eligieron!

“!Ay, es que allá se ha hecho tanto que ya no sabemos que más hacer!”

Es normal y natural que uno diga que los trancones de Cali son eternos cuando llega tarde a una reunión y no quiere decir que le dio pereza levantarse. Es común y hasta aceptable que prefiera decir “es que quiero estar sola en esta etapa de mi vida” cuando uno no quiere ni por chiste involucrarse sentimentalmente con alguien, pero es ¡inaudito! que a la presidenta del Senado, ‘Doctora’ Dilian Francisca Toro, le pregunten en una entrevista radial el 22 de enero del presente año, días después de los atentados ocurridos en Buenaventura: ¿Presidenta, qué van a hacer con la terrible situación que se está viviendo en Buenaventura? Y ella responda: “!Ay, es que allá se ha hecho tanto que ya no sabemos que más hacer!”

Después de escuchar está tremenda respuesta, inmediatamente se me vienen a la cabeza las excusas que le ha tocado escuchar a este país cuando los políticos o los personajes públicos deben dar explicaciones. Para no ir muy lejos: “si en mi campaña se recibieron dineros del narcotráfico, todo se hizo a mis espaldas”. ¡Pues claro! A sus espaldas doctor Samper, porque mientras sus colaboradores recibían la plata, usted estaba “echando un ojito” para que nadie los viera.

Y retomando a quien inspiró este artículo, doña Dilian Francisca, cómo no recordar el día en que con su desfachatada elocuencia afirmó jocosamente que ella le había puesto la bandera al revés al Presidente (el día de su segunda posesión), porque “a mí me funciona de maravilla lo de ponerme los calzones al revés”.

Está bien, los políticos son personas normales, como lo afirman también los artistas: “es que yo soy una persona normal: como, duermo, lloro, me baño…” (como si su público ignorara esto), pero cuando usted está poniendo la cara por una sociedad, cuando la gente confió en usted para que los representara, ¡por favor! Tómese un poquito más de tiempo antes de responder cualquier tipo de pregunta que le hagan, no nos haga quedar como un zapato, y no haga que generalicen y el resto del país crea que todas las vallunas hablamos como Dilian Francisca Toro.

Por mi parte, pido excusas por ser coterránea de la presidenta del Senado, que pena me da pero ¡yo no la escogí, a ella la eligieron!

Comments

comments