Las almas torturadas: ¿La ciudad de la furia?

Las almas torturadas: ¿La ciudad de la furia?

ciudad_furiaUnos la llaman la jungla de cemento, la mole gris, el monte de betún negro, sólido y quebradizo que se derrite al fuego y arde con dificultad (léase asfalto). Para otros, sólo es Santiago.
Cali, ciudad próspera atravesada por seis ríos, con un plan de manejo de basuras, vivienda para todos, montañas para los desplazados, fuentes de trabajo, proyección etc…. Es el hogar de los caleños. Los caleños, pueblo luchador incansable por lograr lo que se propone, amante del respeto por el otro, cumplidor de las normas, etc. … es el digno habitante de la urbe.

La ciudad es para Muchos su lugar de vivienda, pero parece que a Muchos no le interesa su casa, porque la mantiene sucia. ¿De qué manera? Botando la basura a través del carro, el bus, la bicicleta, en dos, en tres, en grupo. Todo esto deja en las calles un aspecto de abandono y en la persona un sentimiento de desapego ante su metrópolis. Las personas deberían tener en cuenta la cantidad de problemas que se evidencian en una ciudad. Pero parece que a todos les resbala, porque como existe gente a la que le pagan para que barra la calle, entonces no hagamos nada.

Pero no hablemos de los puntos negativos de la ciudad, sino sobre las características que permiten que se conozca en el ámbito nacional e internacional, Santiago de Cali, ciudad de mujeres bellas, capital del deporte y el civismo. En cuanto a las mujeres bellas, igual en Jamundí o en Yumbo se encuentran mujeres bellas. Para ser capital del deporte le falta mucho, porque no es sino ver los escenarios deportivos para darse cuenta que quienes ganan trofeos en el Valle se lo ganan con el órgano par de forma ovoide y que está contenido en la bolsa escrotal.

Con estos antecedentes uno se pregunta entonces ¿qué es lo que tiene Cali? La respuesta está en cada uno de nosotros y que esa respuesta sea favorable depende del amor hacia lo nuestro. Aunque en realidad todo nos resbale, por eso como conclusión, más bien sigamos enrumbados…

Escrito por Artemis

Invitado de “El Martillo”
(Periódico Estudiantil)

Comments

comments