Apretando el culo

Uno de las maneras más particulares como el hombre se manifiesta corporalmente en sus diferentes actividades diarias es apretando el culo. Esta acción que se lleva acabo en lo más íntimo del ser humano y data desde sus inicios históricos, trasciende lenguas, razas, y culturas, convirtiéndose así en uno de los “gestos” si así le puede llamar, más característicos de la humanidad, y al que nadie puede escapar ya que su naturaleza es la misma que la de un parpadeo de ojos.

Apretar el culo es algo que viene muy dentro de nosotros, sólo sabrá Dios el porqué de esta acción que desempeñamos en las múltiples actividades que realizamos diariamente. Pero vallamos al grano, imagino que estarán ansiosos de saber cuáles son esos momentos el los que el culo sin que nadie le diga ni le ordene, se contrae para darnos esa sensación en algunos casos de fuerza, o en otros simplemente es una natural reacción del cuerpo, como cuando se realiza algún deporte, y sí, hay diferentes situaciones en las que el culo toma el protagonismo y desempeña su importante papel.

Imaginemos que vamos a 100km/h parchados escuchando musica música en el carro, de pronto vemos que hay una vaca quieta en mitad de la vía a 15 metros de nosotros y no la veíamos porque era blanca y se mimetizaba con el cielo. Lo primero que hacen los ojos es mandarle la señal al cerebro que procesa toda la información y a su vez manda su primer y más importante mensaje al culo diciéndole “Hey viejo, apretón”, de ahí en adelante todo es historia, el esfínter se contrae, el culo cierra la puerta, las piernas aprietan el freno, el carro logra frenar, y la vaca que está frente a nosotros suelta la cagada que la tenía inmovilizada a mitad de camino, es bastante simbólica la relación entre la cagada y la frenada. La vaca realiza su actividad sagrada y expande su espíritu en relajación, mientras que nosotros salvamos nuestro culo de un apretón.

En el deporte es algo que se repite naturalmente y por supuesto depende de cuál se desempeñe. En el fútbol hay que saber apretar el culo para pegarle a la pelota, y dicen que en Brasil se enseña primero a apretarlo bien que a pegarle a la pelota, y por eso tienen el mejor fútbol del mundo. El tenis o cualquier deporte donde haya que meter la pelotita tiene las mismas implicaciones físicas en cuanto a estos desempeños. En la Fórmula 1 no me quiero imaginar cómo terminan los pilotos después de correr durante 3 horas un circuito alcanzando velocidades de hasta 350 Km. /h y apretando el culo cada diez segundos. La verdad es que éste es uno de los trabajos más perjudiciales para la salud, no sólo por las nalguitas en la silla caliente, sino por el nivel de estrés que se maneja entre cada frenada y acelerada.

Otro de las profesiones donde hay que apretar el culo con profesionalismo es en el canto, recuerdo todavía la primera vez que grabé una canción y la mamá de un amigo que era cantante del Factor X me decía, apriete bien duro el culo que así canta mejor. Desde ese dia me di cuenta que las actividades en las que el culo es necesario pasan desde lo fisiológico, hasta lo deportivo, y por supuesto también hacen parte del mundo de las artes.

Apretar el culo es algo tan común en el ser humano que pasa desapercibido, pero si algún día se levantan con ganas de contar cuántas veces al día lo apretaron, estoy seguro que descubrirán nuevas situaciones en las que se hace evidente. Lo importante es asimilarlo y darle la importancia que se merece, ya que no es en vano que hallamos sido creados con este tipo de manifestaciones corporales, habría que entender primero biológicamente cuál es su razón de ser, sin embrago, prefiero asimilarlo de otro forma y darle el valor espiritual que se merece. Entiendo que apretar es algo bastante ambiguo y su definición es extensa, va desde el pedo que no sale hasta la consagración del futbolista que sale campeón porque sabe apretarlo.

Comments

comments