Benditos 25

Benditos 25

benditos 25

En la vida de todo ser humano hay muchos momentos claves, en su mayoría enmarcados por una edad específica. Al llegar a estas edades hacemos una evaluación de lo que hemos logrado, qué tan cerca quedamos de nuestras metas para tal fase y qué nos queda por hacer, pienso en estas edades como un examen de medio semestre en la Universidad de la vida.

Como hombre, identifico la primera gran fase a los 18 años, es nuestra mayoría de edad y es ese número que desde preadolescentes estamos deseando; esta edad no representa un examen universitario, si acaso un quiz. No es que esperemos haber logrado mucho cuando tengamos los 18, escasamente seguir vivos y habernos graduado del colegio.

La siguiente fase es en la que estoy a punto de entrar, los 25 años, no por hacerme publicidad pero ya casi llegan. Esta edad es la primera que representa un gran examen en mi vida. ¿Qué he hecho por cumplir las metas que me había impuesto años atrás? ¿Que me falta? y ¿Cómo haré para lograrlo? A los 25 ya no soy un niño, ya soy un adulto, y como tal, adopto responsabilidades que tal vez no había considerado antes.

La independencia está a la vuelta de la esquina y con ella más restricción económica y responsabilidades. No he viajado como quería, no he amado como esperaba y no he encontrado algo que me apasione y me impulse a darlo todo, me siento andando a medio motor y eso es algo verdaderamente triste. Pese a esto, no creo rajarme en mi evaluación de cuarto de siglo, pero sí siento que es un despertar, un nuevo comienzo. Tengo 5 años para realizar todas las metas que me había propuesto para antes de los 30 y debo comenzar ahora.

Espero encontrar a la mujer equivocada, que me haga pasar momentos inolvidables hasta que encuentre a la que es, espero contribuir más a la sociedad que sólo con likes en publicaciones de Facebook y espero poder mirar atrás y sentir que los años no sólo volaron sino que yo volé con ellos.

La vida es un gran camino y si bien es bacano dejarse llevar, también es bueno saber que hay senderos a los que debemos llegar antes de que anochezca y tener claro que a pesar de que la improvisación es liberadora siempre es necesario tener metas claras y momentos de chequeo para saber que estamos en el camino correcto, uno de los míos ya se viene, ¿Usted ha hecho una evaluación para saber si va por el camino correcto? ¿La pasó? ¿Cuándo es su próximo chequeo?

 

Escrito por Jhon Alexander Reyes  @alexreyes73

Comments

comments