Candidatos ante la próxima Alcaldía de Cali (Parte 1)

Candidatos ante la próxima Alcaldía de Cali (Parte 1)

CANDIDATOS ANTE LA PRÓXIMA ALCALDÍA DE CALI

 

Parte 1: Financiación

 

A escasos días de la decisión popular para la elección del próximo alcalde de Cali, es necesario observar el panorama electoral, y con ello a sus candidatos para tener en cuenta sus acciones y posibilidades para llegar al máximo cargo de la ciudad. En principio, 8 candidatos iniciaron formalmente la carrera electoral y en las dinámicas propias de la actividad hubo sorpresas, nuevas ideas, candidatos cercanos a la gente, buenos competidores, deslealtad, maquinarias, presiones a la ciudadanía, excesiva publicidad, engaños, ataques entre campañas y por supuesto, dinero.

En este sentido, se harán dos entregas para analizar el contexto electoral, la primera de ellas hablando acerca de la financiación de los candidatos y la segunda entregando los pros y contras de cada uno. Los tres principales candidatos a ganar la alcaldía son Maurice Armitage, Angelino Garzón y Roberto Ortiz, los líderes de las encuestas y quienes tienen el mayor número de adeptos a sus campañas, y con un común denominador entre ellos, el gran respaldo económico en sus campañas, aunque Carlos José Holguín, sin ser favorito, hace parte de ese grupo receptor de fuertes apoyos económicos.

Los reportes de ingresos[1] los realizan los propios candidatos, razón por la cual no son una verdad absoluta ni se cuenta con un respaldo documental serio para comprobarlos. Sin embargo, eso no impide el análisis de los montos de cada campaña. Angelino Garzón, al cierre de campaña reportó ingresos por $870.095.3014, el reporte más alto de todos, provenientes de empresas y excontratistas del Estado, Maurice Armitage $755.000.000, principalmente del sector empresarial (ingenios, fundaciones), Carlos José Holguín $338.815.500, sus ingresos salen del propio patrimonio y de la ayuda económica de su padre Carlos Jose Holguín Sardi quien aportó $260.000.000 y Roberto Ortiz $321.000.000, provenientes del patrimonio familiar y de dos exfuncionarios de instituciones del Valle según su propio informe.

En este sentido, se evidencia que el fruto de la inversión excesiva de los tres candidatos los ha llevado a la cima de las encuestas y ha mejorado la intención de voto en cada uno de ellos, con sus recursos principalmente invadieron la ciudad con publicidad y organizaron mega-eventos costosísimos, además de los dineros invertidos en el pago de encuestas. Sí es correcto o no, cada uno debe juzgarlo.

Caso contrario, hay 2 candidatos austeros, Wilson Arias recibió $4.335.000 de dos personas, un líder sindical del Sena y un militante del Polo Democrático Alternativo. Michel Maya por su parte, reportó ingresos por $74.586.100, provenientes de su empresa familiar y dos miembros del partido Alianza Verde, invertidos principalmente en vallas publicitarias.

Ahora bien, los reportes de ingresos y gastos son datos sin mayor sustento, se parte de la buena fe de los candidatos al entregar sus cifras. El motivo de debate es otro, nadie puede juzgar a un candidato a priori por la inversión significativa de recursos en las campañas, debe pensarse entonces, qué tan conveniente o no es para ellos y para la ciudad, la recepción de excesivas sumas de dinero, ¿se hipotecan a sus inversores? Cabe pensar en la forma de agradecer dichos favores por parte de los candidatos, cada quien juzgará. Armitage tiene una gran ventaja respecto a los demás candidatos si se tiene en cuenta que en sus haberes está el fruto del trabajo de toda una vida y la construcción de sus exitosas empresas, dinero propio que ha decidido invertir con la finalidad de llegar a la administración municipal. Se podría pensar lo mismo de Roberto Ortiz (también empresario), habrá que ver si Angelino tiene una cómoda posición económica que le permita invertir en el propósito su propio dinero.

Si bien es loable asumir con el capital personal una campaña electoral, también lo es, hacerlo sin destinar cientos de millones de pesos en ese intento. Aquí ganan Michell Maya y Wilson Arias, quienes en medio de la poca inversión han llegado a las personas y convencido de ser una opción para la alcaldía de Cali, no les va a alcanzar para acceder al cargo por supuesto, pero van haciendo la tarea.

De manera que el dinero va cumpliendo su función, las campañas más costosas llevan la delantera. Ahora veremos las cualidades de los candidatos y sus aciertos y errores, al final ustedes deciden.

[1] Seguimiento a la financiación de campañas – Alcaldía de Cali 2016 – 2019. Realizado por el observatorio Cali visible – Javeriana Cali, Transparencia por Colombia y el Fondo Sueco de cooperación con la sociedad civil colombiana. Información tomada de: http://www.elpais.com.co/elpais/archivos/cuentasclaras.pdf

 

Lee aquí la segunda parte de ésta columna

 

Escrito por Luis Gabriel Rodríguez de la Rosa   @Lgrdelarosa

Comments

comments