Candidatos ante la próxima Alcaldía de Cali (Parte 2)

Candidatos ante la próxima Alcaldía de Cali (Parte 2)

CANDIDATOS ANTE LA PRÓXIMA ALCALDÍA DE CALI2

 

Parte 2: Los Pro y los Contra

 

Los tres principales candidatos a ganar la alcaldía son Maurice Armitage, Angelino Garzón y Roberto Ortiz, los líderes de las encuestas y quienes tienen el mayor número de adeptos a sus campañas, y con un común denominador entre ellos, el gran respaldo económico en sus campañas, aunque Carlos José Holguín, sin ser favorito, hace parte de ese grupo receptor de fuertes apoyos económicos, pero más allá del dinero y su influencia directa en la carrera electoral, se deben resaltar los aciertos de cada uno y sus malos cálculos políticos también.

Armitage es un empresario y líder de región, nadie puede negar su condición de empleador y con ello la generosidad hacia sus empleados a través de la repartición de las utilidades de sus empresas, además es un ejemplo de reconciliación, eso lo llevó a ser elegido como uno de los 30 líderes más influyentes del país, reconocimiento otorgado por la Revista Semana. Sin embargo, en estas elecciones no quedó bien posicionado en los debates, Armitage no es político y en campaña se evidenció tal condición, razón por la cual no pudo conectar a ciertos sectores que reclaman experiencia para ocupar el cargo, ahora bien, a lo largo de su vida ha demostrado su capacidad gerencial, lo que llevaría a una administración idónea de la Alcaldía y su principal empresa pública EMCALI. Es decir, el candidato es legítimo y negar su capacidad y trabajo empresarial es mezquino, habrá que ver si su altruismo es suficiente para gobernar la ciudad. Tiene en su campaña gente honesta y otros de dudosa imagen, al igual que todos los candidatos, su principal acompañante ahora es el senador Álvaro Uribe, ¿un mal cálculo político? Creería que no, pierde con eso algunos votos de opinión pero recibe los votos de los adeptos al expresidente, personas muy juiciosas en las urnas cuando de defender a su líder se trata.

Angelino Garzón tiene una trayectoria política exitosa, fue sindicalista y llegó a ser Ministro del Trabajo y Seguridad Social, Gobernador del Valle del Cauca y vicepresidente de la República. Ha sido un abanderado de la lucha trabajadora, por eso su eslogan de campaña “Primero la Gente” no es mentira, en su pensamiento siempre ha estado presente la defensa de los empleados. Ahora bien, la crítica a la que él mismo se ha expuesto es a la forma de hacer política. Es el protagonista de una fuerza electoral muy fuerte, la maquinaria política en Cali lo respalda, cuenta con el apoyo del Partido de la U y con ello de sus dos grandes electores, Roy Barreras y Roosevelt Rodríguez, además del senador Jorge Iván Ospina (Partido Alianza Verde), que decidió no apoyar al candidato verde por ir detrás de su amigo Angelino. Lo que causó malestar en la ciudad en cuanto a su elección como candidato por el partido de la U fue la forma como éste se originó, a través de acuerdos, reuniones secretas que al final terminaron otorgándole el aval, ¿Cuáles fueron los acuerdos? Sólo lo saben ellos, y lo conoceremos nosotros si llega a ser alcalde de Cali.

Roberto Ortiz también es un empleador, conocido como el candidato de las “chonticas” debido a su actividad como empresario del chance, tiene mucha influencia en el Distrito de Agua Blanca, es ahí en donde ejercen alrededor de 2000 de sus trabajadoras. Su fuerte es su chequera y su fortín político que le permitió llegar a la cámara de representantes en 2010. Sin embargo, no es un candidato que genere adeptos en la población caleña, aunque debe resaltarse que no tiene mayores cuestionamientos éticos ni jurídicos en su hoja de vida, sin decir con ellos que esté exento de recibir apoyos politiqueros.

En cuanto a Carlos José Holguín, se debe resaltar su elocuencia en los debates, siempre estuvo entre los ganadores de ellos, acompañado por Wilson Arias y Michel Maya, es un candidato joven pero lejano a la gente, hasta el momento ha vivido bajo la sombra de la gloria de su padre Carlos José Holguín Sardi, pero no ha podido acceder a un cargo de elección popular y la posibilidad de ganar mañana en las urnas está muy alejada, no despegó en las encuestas y se limitó a seguir adelante con su aspiración sin tener mayor impacto en la ciudadanía.

Michel Maya, teniendo en cuenta su poca experiencia en lo público (solamente ha ejercido un periodo en el Concejo de Cali), es el gran ganador del proceso electoral, no va a ser alcalde de Cali, pero fue quien dejó la mejor sensación en la gente, como un candidato inteligente y conocedor de la ciudad, siempre muy fuerte en los debates. Tuvo una lucha frente a frente con el senador Jorge Iván Ospina que intentó dejarlo sin aval pero Maya logró defender su derecho y con ello decidió ir hasta el final. Se perfila como uno de los próximos líderes políticos de la región. En conclusión, su campaña le generó un crecimiento en imagen y conocimiento, no tanto en intención de voto. Eso lo deja bien parado en una posible aspiración a un cargo de elección popular en próximas elecciones.

Wilson Arias es un candidato simbólico, la izquierda en Cali no tiene el ambiente propicio para que un candidato de ese talante sea elegido. Arias fue inteligente en los debates y es el líder de los movimientos de izquierda en la ciudad, es decir, representa bien a sus adeptos. Tiene un gran problema y es su ligereza para denunciar, denuncia lo real pero no pasa mayor cosa con ello y denuncia mentiras y cuando lo descubren no da la cara, eso lo deja mal ante la opinión pública. No sobra resaltar que sería un buen empleado público, ya lo demostró en su paso por la cámara de representantes.

Así entonces, ustedes tienen la decisión en sus manos, más allá de las maquinarias, el dinero o las presiones políticas, es la ciudadanía quien tiene la última palabra, en las elecciones no vencen las estructuras por su fortaleza sino por la facilidad que encuentran, la abstención es su mayor aliada. ¿Quién ganará? ¿La experiencia, la juventud, el altruismo, la maquinaria?

 

Lee aquí la primera parte de ésta columna

 

Escrito por Luis Gabriel Rodríguez de la Rosa   @Lgrdelarosa

Comments

comments