#Columna: ¿Cuál es el afán?

 

¿CUÁL ES EL AFÁN?

Tres personas me hicieron esa pregunta que es tan frecuente en las reuniones familiares y que las jóvenes solteras estamos un poco cansada de escuchar: “¿Y el novio?”; aunque esta pregunta es solo una de muchas, como por ejemplo, ¿Ya por fin tienes novio? ¿Estas saliendo con alguien? ¿Algún amiguito?, y al responder un rotundo NO a este pequeño cuestionario llega la típica “¿Y por qué no?”. Dos de las tres personas que me preguntaron, eran hombres y no creían para nada en mi respuesta. La tercera persona tampoco me creía mucho al principio, pero entendí que las mujeres definitivamente tomamos con un poco más de seriedad ese tema y ellas mismas sacan la cara diciendo:

“Está joven, no tienen ningún afán”.

Tengo 20 años, no he tenido, ni tengo novio. Nunca estuve muy interesada en ese tema, definitivamente sentía que había cosas más importantes en mi vida antes de tener que enredarme con alguien. Veía a mis conocidas, a compañeras del colegio y a mis amigas consiguiendo novio y al tiempo después sufriendo por ellos, era definitivamente algo que quería evitar lo más que pudiera.

Muchos me dicen “¿Es que sos muy exigente o qué?” y la respuesta es sí; crecí en una familia amorosa, cuatro personas y muchas mascotas a medida que pasaban los años. Mis papás son una de las parejas que para mí, siguen y seguirán siendo perfecta. Superando obstáculos y dificultades, demostrándose amor todos los días, buscando siempre un bien común y velando por sus dos hijas. Siempre en su aniversario de bodas les recordaba lo mucho que quería un amor así para mi vida y que iba a luchar por eso. No había cosa más hermosa que ver a mi papá llegar a casa con flores amarillas  y con una sonrisa en la cara, o ver a mi mamá sagradamente ahorrar para comprarle regalos de aniversario o cumpleaños a mi papá. Ver el amor en sus ojos, ver la ternura de sus abrazos y la alegría de sus besos.

Un amor bonito, a la vieja guardia. Un amor donde las mariposas ni los nervios por verse dejen de existir. Un amor en donde la confianza y el apoyo siempre estén ahí. Un amor en el que se construye y se vive. Un amor en donde se recuerde todos los días el porqué de estar juntos. Un amor en el que la felicidad de uno es la felicidad de ambos. Un amor que ni la tristeza más grande ni las dificultades más jodidas puedan separar. Un amor como el de ellos. Un amor que solo la muerte los separe.

A las que están en la espera de un amor así, ya llegará. No se asaren ni den esas explicaciones rebuscadas y tan clichés que tenemos preparadas para las reuniones sociales. Cuando alguien les pregunte, solo respondan: ¿Cuál es el afán? Todo con calma, espere y verás. Empodérese de la situación, afronte el cuestionario sin miedo y todo saldrá siempre de maravilla.

AUTORA

Paola Aristizábal

@aristizabalpaola1

Comments

comments

Leave a Reply

*