#Columna: El mercadeo, 20 años de cambios y emociones

#Columna: El mercadeo, 20 años de cambios y emociones

 

mercadeo-2

Recibir el encargo de escribir un especial de lo que ha pasa­do en los últimos 20 años en mercadeo o publicidad quiere de­cir varias cosas: uno, estás muy viejo. Dos, estás menos viejo de lo que crees pero más de lo que recuerdas. Tres, al­guien cree que sabes del tema… Sin embar­go, haré el ejercicio.

En 1996 una gaseosa pequeñita no retor­nable costaba 250 pesos y sobra decir que eso es como una cuarta parte de lo que hoy pagaríamos por ella. En el país la palabra crisis no existía, ya que estábamos acostum­brados a estar a merced de los narcos, el Es­tado, los paras, la guerrilla y leíamos todos los días sobre secuestros, matanzas, bombas, Samper y el recuerdo de Pablo Escobar. El país estaba mamado, con miedo; el narcotrá­fico recorría las calles de manera campante, mientras que Cali era estigmatizada hasta más no poder…

Así se veía Colombia hace 20 años, pero, ¿no se suponía que yo debía era contarles so­bre mercadeo? Pues bien, ¡eso estoy hacien­do! El mercadeo está construido sobre los miedos, las esperanzas y los anhelos de los seres humanos que conviven todos los días con sus demonios personales. Tal vez si lo viéramos más técnicamente, diríamos que la gran explosión para el mercadeo fue internet porque su impacto hizo que la vida de todos nosotros cambiara de manera radical.

 

"El mercadeo está construido sobre los miedos, las esperanzas y los anhelos de los seres humanos que conviven todos los días con sus demonios personales."

 

El gran cambio que generó y genera inter­net en cuanto a mercadeo radica en que nos amplió el mundo. Antes, pensar en tener ac­ceso a tanto conocimiento no era una opción. Hoy en día sólo hay que googlear algo, lo que sea, y ya está a nuestro alcance de manera inmediata. Las redes sociales nos permiten hablarles a las marcas y ellas nos escuchan y cambian de acuerdo a lo que nosotros, como mercado les rita. Ese es el gran cambio en mercadeo: la capacidad del consumi­dor de producir contenido (pro­sumer, como le llaman) pero además el poder de presio­nar a las marcas o incluso derrocar gobiernos.

Tal vez otro cambio que vemos hoy en día es que los jóvenes ya no se ven a sí mismos como adultos, es decir, si usted habla con una per­sona de 25 o 30 años de clase media no le va a pintar la vida como lo hacían las personas de esa edad en 1996. En esa épo­ca lejana tener 30 años implicaba ser adulto, tener empleo fijo, casa a medio pagar, dos peladitos en proceso de colegio y ser todo un señor o una señora. Hoy vemos que mu­chos de ellos aún viven con los papas, que han decidido no tener hijos y su principal aspiración es viajar y tatuarse, no más. Esos consumidores que hoy se dejan la barba o compran tenis blancos y faldas negras al por mayor son los que van a liderar los procesos políticos y algún día serán adultos que cons­truirán nuestro futuro económico.

Lo único cierto es que es sobre las per­sonas que se construye cualquier parte del proceso de mercadeo, por eso es indispensa­ble analizar constantemente lo que pasa con los consumidores a través de la poderosa bola de cristal que son las redes sociales y por supuesto, los espacios públicos Ahí nace el mercadeo.

Por: Lobsang Salguero

lobsang-salguero-director-de-surco

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicista, MBA, candidato a Phd de la Universidad de Valencia de España. Director del Festival SurCo y fundador de La Corinta, Escuela Itinerante de Creatividad y Estrategia. Padre de familia que cree ciegamente en el talento de la región.

Comments

comments

Leave a Reply

*