Cuatro materias de un papayazo

Cuatro materias de un papayazo

Foto: Beatrice Aguirre - EL CLAVO

Mis manos sudaban. De seis materias, tenía cinco a punto de perderlas, lo que significaba retiro sin regreso. Física I, nunca realicé los ejercicios para la casa; Microeconomía, las curvas de esa mujer con que entrecruzábamos dedos y labios eran más importantes que las curvas de oferta y demanda —por fortuna ella también la estaba perdiendo—; Principios de Biología, todo relleno es fácil y por fácil se pierde; Taller de Lectoescritura, ¿yo acaso quería ser escritor?; por último Algebra Lineal, les juro que estudiaba pero yo para la demostración ni hablar.
Principios de Biología. Día de entrega de notas, la gente sale contenta. 4.5, 4.8, 4.9, 4.4. La profe dice mi nombre. Entro a un salón en total silencio. Ella revisa unos papeles y hace cara de horror, me mira con desprecio al sentarme. Sabe que soy un verdadero vago. Me mira, coge el papel, empieza a contar. “1,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11,12,13. Usted faltó 13 veces”. Silencio, esperando, rogando con mi mente que todo salga bien. La profe revisa otra vez el papel, me mira, se compadece: “por ese número de faltas usted tiene 3.8”. Aleluya, que viva la Biología.
Lectoescritura. El día de la nota el profe no era hombre sino mujer. Yo me arrimé donde un compañero y me contó que al profe lo habían internado en un hospital siquiátrico. Parce, me llevó el diablo. Yo sabía que con el otro las cosas se podían hablar, es la virtud de los locos, ellos saben escuchar. Llamada, me arrimo, la rabia: “usted sólo tiene una nota señor”. Sale el actor natural: “pero como así, si yo le entregué todos los trabajos al otro profe”. Salvación: “vaya tráigame todos esos trabajos para meterle la nota”. Hice todos los trabajos del semestre y calqué la firma y la nota del otro profe. Calificación: 4.1. Años después me encontré con esta profe (Ligni Molano), fui su gran estudiante y aprendí mucho de ella, nunca le hablé del pasado.
Algebra lineal. Examen final. 1) Ejercicio: matrices. 2) Ejercicio: determinantes. 3) Demostración. 4) Demostración. 5) Puta demostración. 6) Puta demostración. Entregué el examen. Sabía que esa materia se había perdido.
Física I. 3 p.m. Estudié en la biblioteca de la universidad con los promedios más altos de ingeniería hasta las 10 p.m. En esas siete horas no entendí nada, es imposible aprender física un día antes del examen final. Primer parcial: 2.0; Segundo parcial: 1.5; Quices: 1.8. El profe entregó el examen final, lo leo, no sé nada, “me echaron de la U, en mi casa me van a capar”, miro a un compañero, me tira una nota, la leo: “tenemos un profe afuera, son 25 Lucas, ¿le hace?”. Pues claro. Por la ventana del auditorio 1 sale un papel enrollado, una señora con uniforme lo recoge, se lo mete entre los senos. La señora lo lleva al parqueadero, allí El Pollo está en su moto (él organizaba negocios así), éste lo lleva a una pizzería cercana, allí el famoso Marihuano resuelve el parcial (ese también era su negocio). El Pollo le saca 15 copias, las pone en un baño de la U, el otro negociante pide permiso al profe, sale, vuelve, y empieza a repartir el parcial resuelto. Sólo lo ganamos los más vagos: 4.6. No me alcanzaba pa’l 3.0 pero el profe, por ganar el final, me la dejó en 3.1.
El día de Microeconomía ya no estaba tensionado. Había salvado tres de cinco y eso me salvaba de la echada. La que sí estaba preocupada era ella. Necesitaba ganarla como fuera. Ella tenía notas parecidas a las mías. Primer parcial: 1.5, Segundo parcial: 1.8, Quices y trabajos: 2.1. Era difícil ganarla. A la hora de la entrega el profe no llegaba, cuando a los 15 minutos llegó el director del Departamento de Economía y nos contó que el profe era un antiguo rector de la Universidad del Valle y que tenía problemas con la justicia, no aparecía y no había pasado notas finales. Ella y yo nos miramos. El director empezó a decir las notas en voz alta. “Juan Carlos Lorza: 3.0. Vanessa Caicedo: 3.0”. Esa noche ya se imaginarán ustedes la celebrada que nos metimos Vanessa y yo.

Comments

comments