¡DÉJEL@ IR!

¡DÉJEL@ IR!

déjalo ir

Ya pisando los treinta la cosmovisión es diferente, claro está: ésta sólo cambia cuando se han vivenciado los errores, los éxitos y obviamente, las tusas. Si no le ha cambiado, hay dos opciones; está en una burbujita que se llama zona de confort o está en un estado de negación muy brutal.

En el tema específico de las tusas, se aprende que el tiempo y el acetaminofén (científicamente comprobado que una tusa es como una gripa muy triple…) son los mejores amigos, que a la soledad hay que tenerle respeto y que saber decir adiós, el famoso déjel@ ir, también significa amor – como alguna vez lo escribí en la columna Certificado de Amor: “Es saber amar, aceptar que se tienen diferencias irremediables y permitir partir para que sea feliz con otro amante”.

Cuando se ha compartido tanto tiempo con una persona, no hacen falta las palabras para darse cuenta de que algo está pasando, no hace falta “pillarl@” y muérdase el codo cuando usted tiene la habilidad de analizar a las personas – se las pilla de una, lo que pasa es que el amor induce un estado de negación -. Para ser más detallada y teniendo en cuenta que diciembre, según estadísticas de investigadores desocupados, es el mes de más rompimientos amorosos, expongo diferentes casos en los cuales se debe hacer un alto y DEJARL@ IR.

 

"En el tema específico de las tusas, se aprende que el tiempo y el acetaminofén (científicamente comprobado que una tusa es como una gripa muy triple…) son los mejores amigos."

 

Entre los casos más relevantes, resultado de las charlas con mucho tinto, están los que permiten el involucramiento de un tercero, es la más típica (si tiene más de 27 años, ya se sabe de memoria la dinámica), toda va muy bien cuando las partes no se dan cuenta y esto genera una solución; mejora la relación o se termina. Pero cuando el tercero persiste y prácticamente se inicia una competencia ya sea en virilidad o una absurda pelea por tripa, tenga DIGNIDAD y déjel@ ir, cito “que sea feliz aunque no sea conmigo”. Por otro lado, están los hombres o mujeres comprometidas, téngase, es la situación más complicada, las personas casadas, en unión libre, o comprometidas con la religión; no se coma el cuento de “voy a dejarlo todo para estar contigo” si no lo hizo en los primeros 4 meses, DÉJEL@ IR. Para finalizar, la situación más engorrosa, cuando la familia interfiere, si él o ella no deja claro en su entorno familiar que usted ha sido la persona que él o ella quiere amar hasta que la muerte los separe y que se debe generar una aceptación cordial y respetuosa pero no hipócrita (se suele confundir en estos casos la cordialidad diplomática con la hipocresía), la solución es sencilla: DÉJE@ IR. En caso de qué vivencie más de un caso o situación, le repito, DÉJEL@ IR.

Si ha entendido bien, no se trata de decir que la vida es una miseria, aunque en algún momento alguien lo haga sentirse así ya sea por los casos o situaciones mencionadas o por otras vainas familiares, emocionales, etc. No, sencillamente la vida sigue y depende de usted saber amar y dejar partir a alguien o algo, simplemente hay que dejarlo ir.

Autora:

DIONY2016

 

 

 

 

 

 

 

 

Diony Ico Brath

@DionyIco      

Comments

comments

Leave a Reply

*