EL COMPROMISO HACE GRANDES A LOS EQUIPOS

EL COMPROMISO HACE GRANDES A LOS EQUIPOS

El Dr Mao

Por: Mario Alfonso Escobar, “El Dr. Mao”

Es Periodista deportivo con más de 40 años de carrera. El “Doctor Mao”, como lo conoce el público, trasmitió los juegos Panamericanos de Cali en 1974, al igual que tuvo grandes pasos por RCN Radio, Todelar, Caracol Radio y realizó trasmisiones de mundiales de fútbol junto a personalidades como William Vinasco, Édgar Perea, Hernán Peláez e Iván Mejía entre otros. Actualmente dirige El Corrillo de Mao en la Red Sonora de Cali.

 

 

El fútbol, como cualquier otro deporte, necesita del compromiso de todos sus involucrados, desde el utilero hasta el presidente. En el caso concreto de Cortuluá y su gran campaña, es muy importante recalcar la ascendencia del técnico sobre el jugador. El jugador tiene que creer en su Director Técnico, comprometerse en su trabajo y confiar en las indicaciones que le dan en cada partido. Claro está, que el técnico también tiene que hacer un compromiso similar, mostrando su sabiduría y dando lo mejor de sí mismo, porque si el jugador llega a detectar dudas en su entrenador es ahí cuando el compromiso se podría romper y por consecuencia fallar como equipo.

Destaco mucho el compromiso del técnico del Cortuluá, Jaime De la Pava, un hombre que ha sido campeón del fútbol colombiano, que ha estado en equipos del exterior y que ha dirigido a la Selección Colombia sub 23, una experiencia que le da ha dado un estatus de autoridad y conocimiento. Todo lo que ha logrado en su carrera ha sido una proeza, pero considero que uno de sus más grandes logros es haber hecho que estos jugadores del equipo del corazón del Valle se comprometieran con una idea futbolística, que los llevó como recompensa, muy lejos en el reciente torneo. El técnico hizo que deportistas como Cardona y Mayer Candelo, que para muchos analistas “no pasaba nada con ellos”, lograran explotar lo mejor de su talento y salir adelante. Resalto igualmente, el trabajo realizado con Miguel Ángel Borja, quien vino del fútbol europeo donde no cuajó, para luego pasar a Santa Fe donde tampoco se destacó y que al llegar al Cortuluá pudo por fin demostrar su casta futbolera. En un principio nadie apostó por este jugador, a quien su entrenador le exigió tanto, que lo hizo convertirse hoy en día como el máximo goleador de un torneo corto con el récord de 19 goles.

Me llama mucho la atención cómo el compromiso de Cortuluá con la idea futbolística de su entrenador enamoró a todo el país y quedando esto en evidencia cuando en las semifinales contra el Deportivo Independiente Medellín, todos (salvo los hinchas del poderoso de la montaña, claro está) le hicieron fuerza al equipo para que éste llegará a la final. Otro caso similar al del Cortuluá lo tuvimos este mismo año con el Leicester City, un modesto equipo del fútbol inglés, que en sus 132 años de historia no había conseguido mayor cosa, siempre luchando por no caer en el descenso, y pues gracias a su constancia pudo conquistar la Premier League, una de las ligas más difíciles del mundo.

El Cortuluá no ganó el título, pero obtuvo algo muy especial y muy difícil de conseguir: el corazón de todos los colombianos por su compromiso y su forma de jugar al fútbol.