El fin de la televisión

El fin de la televisión

Imagen tomada de: http://poshadarural.com/

Imagen tomada de: http://poshadarural.com/

El final de la televisión colombiana, un acontecimiento inevitable y que muchos presentían desde hace un tiempo, con melancolía le agradezco a la televisión nacional todos los recuerdos de infancia y pre adolescencia que ahora hacen parte de mi historia y la de muchas generaciones.

Aunque son muchos los recuerdos que la televisión nos brindó, ha llegado el momento de despedirnos y tomar caminos separados. La verdad, por más que lo intente, en la televisión nacional  no logro encontrar contenidos que suplan las necesidades de entretenimiento que tanto necesito, empezando porque gracias a internet, no sólo tenemos acceso a un sinfín de opciones que se acomodan a las necesidades de cada uno, sino que también gracias a este fenómeno llamado ‘globalización’ podemos relacionarnos e identificarnos con lo que vemos en la red.

La televisión lo veía venir, y es que como dicen las mamás, con esa “repetición de la repetidera” cualquiera se aburre, y más que eso, muchos jóvenes necesitamos poder relacionar lo que vemos en pantalla con lo que sucede en la actualidad. Reconozco que la violencia, las drogas y los sicarios hacen parte de nuestra realidad, pero eso no es todo, hay ciertos aspectos que como sociedad no se muestran en televisión a menos que sea como estereotipos o con morbo, simplemente porque las grandes cadenas nacionales aún los ven como tabú.

Me despido de la televisión, con agradecimiento y a su vez con emoción porque encontré un espacio que me entretiene y educa, con contenidos que me identifico. En internet podemos encontrar producciones en donde las mujeres de hecho tienen una vida sexual activa y no “se guardan para el matrimonio”, o en donde un joven homosexual decide contar su verdad de forma abierta, respetuosa y educativa, para servir como inspiración y no como estereotipo.

Muchas personas  que crean contenidos para  internet son  artistas que representan nuestra sociedad de forma certera, honesta y sobre todo creativa, que es lo que parece faltarle a la televisión colombiana.

Gracias a la televisión por la historia, porque para mí, esa es su definición, algo que nos enseñó, nos unió como familia y educó, pero que sencillamente con sus contenidos ya quedó en el pasado. Así que bienvenido sea el progreso y si a usted la televisión nacional aún lo entretiene, eso no es problema, las narco- novelas probablemente no van a terminar.

 

Escrito por Carlos Reyes  @recarlos94

Comments

comments