El medio ambiente debe ser la moda

El medio ambiente debe ser la moda

moda tóxica

 

La ropa tiene su origen en las costumbres más arcaicas. En la Edad de Piedra el ser humano usaba algunas vestimentas compuestas de pieles de animales con las que se protegía del entorno y de las temperaturas más bajas. Más tarde, en Babilonia y Asiria, (suroeste asiático de la antigua Mesopotamia), los trajes comenzaron a tener fines ornamentales, los cuales se usaban para estratificar las clases sociales según el tono o el color del tejido.

El clima, la religión, la estética, el lujo, el estatus social y la comodidad se convirtieron en factores que influyeron con el paso del tiempo a la evolución de estas vestimentas, llegando a ser lo que hoy conocemos como la “moda”.

Hablando ahora de temas medioambientales podemos decir que el proceso que se usa en la actualidad para el tratamiento de las telas de nuestras ropas “modernas”, genera un ciclo tóxico en el que se utilizan químicos como los Alquilfenoles, los Ftalatos, los retardantes de llama bromados y clorados, los colorantes azoicos, los disolventes clorados, los clorofenoles y los metales pesados, todos estos sustancias altamente contaminantes al entorno ambiental, los cuales son considerados bioacumulativos (es decir, que son absorbidos por los seres vivos, causándoles problemas a nivel molecular). Cada vez que se termina un proceso de refinamiento de las telas de las prendas de vestir “modernas” estos químicos son arrojados a fuentes de agua como ríos y lagos, afectando directamente a la naturaleza. Hay que mencionar, claro está, que las multinacionales en su mayoría tienen sus plantas de producción en países donde la legislación es bastante permisiva. Las personas que habitan en las cercanías de estas fábricas son afectadas por el humo fétido, sufriendo sangrado por las vías respiratorias, así mismo, no pueden consumir agua de fuentes cercanas ni realizar cultivos, son propensas a presentar diferentes casos de cáncer y además son víctimas de represalias violentas por denunciar estas anomalías.

Pero este ciclo tóxico no termina ahí: luego estas prendas son exportadas y esparcidas por todo el planeta para ser exhibidas en tiendas y almacenes para su consumo, y lo que no sabemos es que al lavar estas prendas, ellas continúan soltando sustancias que finalizan en nuestras fuentes de agua, las cuales ninguna planta de tratamiento puede eliminar.

 

Sufrimiento y extinción en nombre de la moda

Los seres humanos aún conservamos algo de nuestro comportamiento prehistórico. La gran mayoría de personas les gusta usar trajes hechos con pieles de animales no porque estos los protejan del clima sino porque les brinda estatus social.

Lo que muchos no saben es que los métodos para matar a los animales a los que se les extrae la piel son bastante crueles. Electrocución anal o bucal, fracturación del cuello o la columna, golpes en la cabeza con palos, martillos o palas; pisadas sobre la zona del corazón o la caja torácica, ahogamiento… son algunas de las formas de tortura contra estos seres para alimentar el consumo de la moda. Se estima que 60 millones de animales son sacrificados anualmente para este fin.

¿Cuál es la solución?

En la actualidad ya son muchas las empresas que se encuentran desarrollando nuevas tendencias en el ámbito de la moda las cuales están avanzando en la utilización de fibras naturales que no necesitan procesos físico-químicos y que además tienen como valor agregado propiedades antibacteriales. Estas fibras son extraídas del algodón orgánico, la lana, el lino, la soya, la seda natural, la planta del cannabis, el bambú, el maíz, el coco y la piña.

Otras empresas están desarrollando fibras a partir de materiales reciclados lo que contribuye a la mejora del medio ambiente. Es el caso de Levi’s, que ya tiene una línea de jeans hecha en estos materiales. Igualmente Adidas hace un par de meses revolucionó el mercado de los zapatos elaborados con material de las botellas PET.

¡Pongamos de moda, el respeto y la protección de la naturaleza!

 

Clávate el dato

En la actualidad gracias a estas prácticas ya tenemos varias especies animales extintas como lo son el visón del mar y el zorro de las Malvinas, así como otras que están al borde de la desaparición como lo son: el castor, el ocelote, la pantera nebulosa, la nutria marina, el tigre, el jaguar, el koala y la chinchilla salvaje.

 

Escrito por José Manuel Díaz   @JmDiazhoyos

Comments

comments