El negocio de trabajar en red

El negocio de trabajar en red

Una de las cosas más importantes que aprendí en la Universidad fue a trabajar en red. Lo he entendido como un estilo de vida, poder servir y serle útil a la gente es algo que me nace y me gusta. Al principio de la carrera tenía un comportamiento egoísta con mis compañeros porque me quedaba con la información privilegiada que a veces sale de las lamboneadas de rigor que toca con algunos profesores o simplemente no compartía la información que obtenía. Tal vez porque estaba solo y todavía no tenía ninguna red en mi carrera, entonces mi mundo era muy pequeño y sin muchas posibilidades, sólo las que yo podía ver.

Pero afortunadamente eso cambió muy rápidamente y no volví a pensar solamente en mi beneficio. Dejé esa mentalidad egoísta, mala leche, mala vibra, tercer mundista, envidiosa y pobretona, esa forma de pensar que no permite que haya progreso. Entendí que a si a los otros le va bien, lo mismo sucede conmigo. Pero para eso hay que apartar a ciertos personajes que andan con una nube negra de mala actitud encima y que le llevan la contraria a la filosofía del Chavo del Ocho, la de tomar las cosas por el lado amable. Siempre ven lo malo, se la pasan criticando todo, nada les gusta, no proponen nada y son de ésos que ven el vaso de agua medio vacío. Uno los identifica porque se parecen a Doña Anciana de Crépita, la de El Siguiente Programa, siempre contando desgracias porque es lo único que pueden ver, nunca lo bueno que les pasa y cuando uno los saluda: ¡Entonces qué! –todo efusivo, este personaje le responde a uno: “No, pués en la lucha hermano” – en tono perdedor. Las personas que son mala gente siempre se les ve solos, nadie los quiere, a duras penas los papás los estiman.

Volviendo al cuento de trabajar en red, es una forma de ver la vida que ayuda mucho a conseguir lo que queremos. Uno no sabe qué cosas le esperan gracias a que hemos cultivado buenas relaciones con los demás. Muchas veces no tenemos ni la menor idea de quién está al lado de uno y menos de qué va a pasar en el futuro con ese amigo que cuando lo necesitó, le fuimos útiles. Pero para esa persona probablemente fue de gran ayuda y sobre todo no lo va a olvidar, como nos lo enseña Vito Corleone en El Padrino. La forma de trabajo en red la aplicamos en El Clavo cuando tuvimos la celebración de los 10 años, prácticamente no pusimos nada de dinero comparado con todo lo que se hizo y todo gracias a los contactos y amigos, a nuestra red, que pusieron su parte y armamos un excelente evento.

Algunas personas dicen que es mejor tener amigos que plata y yo creo lo mismo, los contactos que se van haciendo a lo largo de la vida muestran el progreso que vamos teniendo y la capacidad para ayudar a los demás. Y no consiste en ser interesados, todo lo contrario, se trata de tejer relaciones a largo plazo, muchas veces de dar de más, como dice Fito Páez. Siempre detrás de cada éxito de una persona hay un contacto, una red que se armó con mucho tiempo atrás y todo empieza siendo buena gente con los demás, ayudando sin esperar nada de inmediato.

Ése es el negocio de trabajar en red, de ser amable, de ser servicial, todos te quieren ayudar porque hemos sembrado pensando en el largo plazo. Por eso cuando tengo la oportunidad de asistir a cualquier tipo de eventos siempre estoy presto a conocer gente nueva, hacer contactos y construir. A ingresar una nueva persona a mi red y unirme a las de los demás, porque de alguna forma todos pertenecemos a una red y un amigo, del amigo de mi amigo me puede llevar a entrar a ella.

Comments

comments