El nuevo Periodismo

El nuevo Periodismo

El periodismo es una profesión, y también una vocación, que busca informar a las personas sobre un hecho. Es una forma de saber lo que ocurre en lugares donde no podemos estar.Los César periodistas trabajan con hechos y de ahí salen las noticias, con las que informan a través de una herramienta de comunicación.

Entonces los hechos son la materia prima de la información, de la noticia. Por eso cuando hablamos, preguntamos y narramos sobre algo que nos sucedió o conocemos, nos estamos acercando, de alguna manera, al periodismo. Miguel Ángel Bastenier, periodista de El País de España, en su libro El Blanco Móvil dice:

El periodismo es perfectamente capaz de existir sin necesidad de que nadie se pare a determinar en qué está escribiendo, como aquel que decía que alguien que hablaba en prosa y no lo sabía”.

Los medios de comunicación buscan informar haciendo uso de fuentes primarias que sean verificables. Y cuando esto no es posible recurren a la información seca, que es material de primera mano que los medios compran a las agencias internacionales de prensa. Pero lo que no se debe hacer y que está sucediendo, es publicar noticias elaboradas a partir de lo que otros medios de comunicación ya han informado. Y encima de eso comentarlas y opinar, sin tener ningún tipo de criterio sobre el tema, sin contrastar con otros medios.

A diario prendemos el televisor en las mañanas y vemos periodistas hablando sobre temas que no manejan. Eso pasa en la radio, sobre todo en las emisoras juveniles de FM, donde siempre hay un “padre de la radio juvenil” de unos 45 años, que se dedica a “informar” a partir de la lectura de periódicos y sitios en Internet. Lo mismo sucede con los magazines que se transmiten por televisión en las mañanas, en los que hacen un gran coctel entre noticias de otros medios y los presentadores de siempre.

Sin ningún problema y sin alguna política editorial con criterio, estos periodistas funcionan como una antena repetidora que a viva voz salen a opinar. No puede ser que las personas que hacen estos de programas terminen siendo simples lectores de noticias, blogs, RSS por Internet y especialistas en buscar por Google. Y lo peor de todo es que la gente, el público  al que se dirigen, quedan mal informados por la imprecisión del mediocre periodista.

Es así como la posibilidad que tiene una persona del común, de hacerse una idea de la realidad es casi nula, ya que su fuente de información es un juego periodístico de teléfono roto. Si los medios no destinan presupuestos para hacer reportería, para buscar las noticias directamente de las fuentes y mientras los periodistas carezcan de ética para publicar la información, entonces las personas tendrán opiniones en vez de noticias y su derecho a la información seguirá siendo otro más de los violados en nuestro país.

Comments

comments