El Olvido que Seremos

El Olvido que Seremos

Este es un libro, a mi modo de verlo, para leer en colegios y universidades por la reflexión que nos plantea sobre la familia y su relación con el país en que se habita.

Juan Lorza

Dos libros me han estremecido a la hora de tocar el tema de la realidad colombiana. Uno, Los Niños de la Guerra, un texto desgarrador donde niños y niñas reinsertados cuentan cómo perdieron la inocencia del juego para terminar formando parte de los ejércitos barbáricos de guerrilleros y paramilitares.
El otro, Las Guerras de la Paz, donde guerrilleros del M19 cuentan cómo fueron torturados por instituciones militares del estado. El libro está plagado de imágenes dantescas donde mujeres aguantan palos de escoba entre sus genitales y hombres pasan noches enteras bajo la presión de la asfixia. Dos libros con perspectivas distintas, pero terriblemente desgarradores, dos visiones donde se evidencia el poco respeto por el valor de lo humano, dos libros sin esperanza.

Luego de mucho buscar y de encontrarme con textos prejuiciosos que más parecen panfletos ideológicos que propuestas alternativas para hablar de nuestra realidad, ha llegado a mis manos El Olvido que Seremos de Héctor Abad Faciolince. Me lo regaló mi madre de navidad, quien después de muchos años de darme libros pudo pegarle al tipo que me gusta.

Recordando el estilo de decenas de maestros de la literatura que han evocado la imagen del padre, Héctor Abad Faciolince cuenta la historia de su familia con el objetivo de ahondar en el tema de la muerte, no sólo la violenta y cruel, sino la natural e inentendible, esa que se nos presenta sin razón. No es, como dice la publicidad (aparentemente apoyada por el escritor), un libro única y exclusivamente sobre la muerte de su padre: el médico Héctor Abad Gómez, asesinado a finales de los años 80 por manos paramilitares, que fueron asesorados por las elites de un país que no soportaban el estilo social y democrático con que el doctor Abad Gómez veía el papel de la medicina.

El Olvido que seremos
es pues una historia familiar, un libro sobre la vida y la muerte, un libro sobre el amor y el conflicto familiar, un texto sobre el machismo, la religión y la sociedad antioqueña, que tiene como escenario el Colombia desangrado de los 70 y 80. Un país donde se gestaron los peores actos violentos de nuestra historia. Una Colombia que todavía retumba en las miles de fosas que a diario se encuentran en tierras donde habitaron los paramilitares. Un país donde todavía retumba el clamor de una izquierda que con las armas terminó sometida por la ignorancia de sus actos barbáricos y por el peor de los demonios del sistema al que combaten: el narcotráfico.
Es pues un libro sobre muchas cosas, que a la manera de un escritor lúcido y conciente de su posición frente a la realidad, se da el gusto de hablar del amor de un padre por sus hijos —razón por la cual entiendo el regalo de mi madre y por la cual lo recomiendo—. Es, a mi modo de verlo, un libro para leer en colegios y universidades debido a la reflexión que nos plantea sobre la familia y su relación con el país en que se habita.

Abad Faciolince dice a lo último que el libro no cambiará nada, que es sólo una forma de exorcizarse, pero se equivoca. Por lo menos a mí, me hizo darles un abrazo a mis padres y decirles que los quiero. Sin embargo, en cuanto a la realidad del país, tiene razón el escritor, no cambiará nada, lastimosamente es otro libro sin esperanza, ya que seguirán habiendo familias que viven la tragedia de un país donde el poder no utiliza la inteligencia sino el camino de las armas.

Comments

comments