Emergencia al volante

Emergencia al volante

Manejar es una de las actividades más estresantes que existe. Con mayor razón en una ciudad como la nuestra, con tantos problemas de cultura ciudadana. Y es que el comportamiento de algunos conductores hace que esta actividad sea, incluso, algo extrema y requiera del desarrollo de habilidades y actitudes especiales, como la paciencia, que al parecer se encuentra en vía de extinción.

Emergenica al volante_(img) Jairo Cobo

Foto por: Jairo Cobo - EL CLAVO

Uno se siente constantemente agredido cuando se encuentra al volante. A uno le toca vivir pegado del pito, el cual alega por uno. Cabe recordar que es de pensar seriamente si manifestarse con el pito sea lo adecuado.  No parece que se conociera qué es un pare, para qué sirven las direccionales, qué es darle paso a un peatón. En fin, creo que todo el que ha manejado, sabe de qué hablo.

Por lo tanto, siempre me había preguntado ¿Qué le pasa a esta gente? (la que conduce así). Creo haberlo comprendido, o por lo menos de manera parcial. En días pasados, regresaba de comer con un gran amigo. En el trayecto, él manejaba a una velocidad considerablemente alta y algo imprudente, raro en él que se ha caracterizado por ser un buen conductor. Después de un momento de ver ciertas imprudencias, le pregunté por qué manejaba así, y le advertí que anduviera con más cuidado. Su respuesta fue “tengo una emergencia sanitaria”.

De manera que, si usted va en su carro, y siente que sus ánimos empiezan a subir, a causa de uno de esos conductores poco cautelosos y responsables, no se estrese, trate de comprenderlo, tal vez, él o ella, tiene una emergencia sanitaria. Y a usted ‘amigo’ osado, sepa que aunque “se le trata de comprender”, un poco de prudencia evitará una cagada mayor.

Comments

comments