La comunicación para las masas…

La comunicación para las masas…

medios
Y los medios frente a las masas…

Muchas teorías aplicadas al conocimiento y efecto de los medios sobre la sociedad han dejado atrás a las referentes etapas de la ilustración del hombre e inclusive del medio que lo rodea.

Entre otras tantas diversidades las cuales solo conllevan a que el ser mismo hombre se convierta en una pedagogía un poco ilustrativa o fantasiosa, es decir que sólo nos motiva a ser o ver lo que se considera el “debe ser” contra el “querer ser”.

En muchas ocasiones nosotros como audiencia ignoramos algunos códigos que ellos, los medios, nos imponen bajo una estructura un poco vertical; es decir, darnos la oportunidad de crearnos un imaginario en el que podamos decir que somos parte del medio o que por lo menos tenemos a los medios cerca. Lástima por aquellos que no piensan así. Es cierto de alguna manera, eso de que los medios se encuentran cerca de nosotros y que le importamos, pero no lo suficiente como para creer que sin nosotros no pueden vivir. Para nada, están errados todos aquellos que juran que la comunicación sólo es cuestión de escuchar y ser escuchado. ¡No! nada que ver. La comunicación es observar, hablar, escuchar y por último, actuar; eso sí sin olvidar a los de la esquina, los de la plata y los que nos aconsejan como debemos subir el rating o mantener el estatus social. Quien sabe hasta cuando seremos capaces de dejar nuestra cultura sea una cultura de masas creada en un estereotipo virtual e inclusive antisocial; ¿Por qué digo esto? Sencillo. Todo medio necesita un mensaje para que éste sea interpretado y luego comprendido, para finalmente ser difundido y nuevamente enviado a su destinatario. En pocas palabras, lo que se quiere expresar es que los medios son el poder de poder estar donde el poder lo necesita, sin saber que el hecho de poder hacerlo lo que se puede llegar a ser, es cuestión de poder ser poderoso consigo mismo. Es decir, que los medios nos pueden enredar facilmente, ya sea por medio de una foto (elecciones presidenciales del 1998 donde Pastrana ganó la corona al Sr. Colombia – a presidente desde el punto de vista diplomático, la corona se debe a este país que siempre anda en reinados y campañas publicitarias para todo – gracias a una foto de Marulanda de las FARC). También por medio de una actitud de rebeldía con causa de sobra (Uribito Vélez y su corazón blando) o simplemente porque le toca a alguien que sea parte del pueblo pero que finalmente termina siendo el pueblo de los pobladores (del senado).

Sin la intención de rajar o acabar con la imagen de algunos de los dirigentes de nuestra Nación, vale aclarar que los medios ayudan a que el pueblo ayude a votar por los dirigentes o representantes, sean estos mentirosos, rebeldes, malgeniados, solitarios, agresivos, anti-hipócritas (pero vaya mírelos después de ganar el premio que buscaban, haber si siguen siendo anti-hipócritas) porque si la cosa es así, les cuento que no fallaron a escoger a Jaider Villa como su nuevo Protagonista de Novela. Ahora hay que ver si la novela no es la futura competencia de Padres e Hijos – “que viva por siempre” literalmente claro; o si es pura novelería la que nos avecina porque si es así, prefiero seguir viendo cómo los medios construyen cultura por medio de seriados, noticieros, campañas políticas o de “conciencia ciudadana”. En fin, son los medios los que mandas y nosotros los que mandamos, sino pregúntele a ellos si saben responderle el por qué del próximo reality show; ese que ya lleva más de 30 años y que es conocido como Reinado Nacional de la Belleza. Que mejor manera de ver al pueblo unido subiéndole el rating a una programadora mientras sus dirigentes gozan de la brisa y el mar de las playas de Cartagena.  Suerte y que sigan su rumbo, que yo seguiré en medio de todo por medio de los medios, hasta una pronta locución, edición o simplemente emisión.

Comments

comments