Leer

Leer

kindle

Hablar sobre lectura es complicado, pues considero que es algo muy personal y que también despierta muchas pasiones. No pretendo entonces decirle qué leer o cómo debe hacerlo, simplemente espero poder contarle por qué me gusta hacerlo.

La primera experiencia que tuve con la lectura, ocurrió cuando tenía alrededor de 5 años. Fue una colección de libros que se llaman (todavía los conservo) “Cosas y casos de: tu cuerpo, animales prehistóricos, animales y nuestro planeta” los cuales leí y releí infinidad de veces. Estos libros me encantaban porque tenían datos tipo “guinness records” con muchos dibujos e ilustraciones y pequeños textos con la explicación de cada uno.

Un par de años después me regalaron  un libro de cuentos de los hermanos Grimm. Este únicamente traía un único dibujo en su cubierta de pasta dura, el resto eran letras y letras. Lo que recuerdo muy bien de éste era cómo llegaba yo a la cocina y le decía a mi mamá “Dime un número”; ella decía uno cualquiera y  yo buscaba la página con ese número y comenzaba a leer. Mi mamá fue toda una fuente de inspiración en mi niñez y todavía lo continúa siendo. En ocasiones también llegaba con una hoja Xerox en blanco y le decía “¿Qué pinto?” y a ella inmediatamente se le ocurría algo y yo era feliz con las ideas tan maravillosas que siempre tenía a la mano para que yo dibujara.

Después, en el colegio, me tocó leer libros para la materia de español; de esa época recuerdo que disfrute libros como  100 años de soledad y otros no tanto, como El Cid Campeador.  Realmente lo único jarto de leer en el colegio era hacerlo por obligación.  De hecho,  todo lo que nos imponen en la vida termina resultando aburridor.

Pero no quiero contarle cuántos libros he leído, que seguramente no son tantos como yo quisiera.  Me aterra tener conciencia de toda la cantidad de libros y autores que no he tocado o no conozco y lo corta que es la vida, pero bueno, eso es “harina” de otro escrito.

Estoy seguro que me faltan por leer cientos de autores increíbles.  Hace unos meses conversé con una persona sobre el gusto por la lectura, y ésta me dijo que la razón principal que tenía para leer era la “Riqueza del lenguaje” del escritor.  Aun continúo buscando una definición para esa frase.  Yo le respondí que a mí me gusta leer lo que se me cruce por el camino mientras me narren de forma sincera una buena historia.

De igual forma, también pienso que si leemos, el fin principal de dicha actividad  debe ser la diversión más allá del muy conocido cliché de  “distraernos de la rutina”. Opino que resulta realmente ridículo leer solo con el fin de darse ínfulas de intelectual o de persona culta e interesante, esto es como cuando alguien va a un bar no a pasar un buen rato sino solo a mostrarse.

Actualmente he presenciado discusiones sobre si es mejor la lectura en libros digitales o el tradicional libro de papel. Considero que la ventaja principal de los libros digitales, es el precio. Los libros físicos en Colombia son caros, razón por la cual tal vez a las personas no les interesa adquirirlos. A la larga me parece que no tiene sentido entrar en dicha discusión ya que lo realmente importante es leer y aquí podríamos aplicar el conocido refrán “El fin justifica los medios”.

Así que para finalizar, lo invito a leer. Estoy seguro que entre la infinidad de libros existentes debe haber uno que realmente lo atrape y le haga pasar un rato inmensamente agradable. Y si no tiene dinero para un libro, bien sea digital o físico, estoy seguro que en su casa debe haber por lo menos una biblioteca de donde podrá seleccionar uno, pues bien lo decía Cicerón: “Un cuarto sin libros es como un cuerpo son alma”.

Comments

comments