Los grandes también jugamos Pokémon Go… Y a mucha honra

Los grandes también jugamos Pokémon Go… Y a mucha honra

pokemon go

Creo que soy de esa fantástica generación que creció viendo a los Power Rangers, Super Campeones, Dragon Ball Z, pero sobre todo, Pokémon. Esta serie siempre me gusto, no sé si sea por su innovación (en aquel entonces) o porque yo era de esos niños que vivía pegado al televisor y simplemente encontraba agrado en una serie que hacía volar mi imaginación; lo que sé es que como yo hay MILLONES de personas.

No soy un freak in extremis, no hago cosplays, ni voy a convenciones, pero este juego si la sacó del estadio, sacó mi lado más “ñoño”, como nos catalogan algunos en redes sociales.

Pokémon GO, básicamente te permite sentir una experiencia más real que cualquier otro juego, en palabras simples: Utiliza el GPS de tu celular y tienes que mover las nalgas por la ciudad para encontrar Pokémons, puntos de bonos y hasta gimnasios de batalla. Aún no sale la versión oficial (se estima para septiembre) pero algunos nos “dimos la pela” y descargamos un versión “pirata”.

Sé que este juego no está pensado para Colombia sino para países donde la gente pueda salir tranquila a la calle con su celular, pensando sólo en el juego y no en: “¿a qué hora salta cualquier ñero a quitarme el móvil?” Pese a eso he visto desde niños de 12 años hasta adultos jugando, pero como todo, nada es perfecto. Debido al nivel de descargas y a que es una versión Beta tiene muchos errores, los servidores se caen y la app falla, eso me lo aguanto, me aguanto las caminadas y hasta que el “Equipo Rocket” (el Brayan y la Yurani) aparezcan y se roben mi colección de pokebolas… Sí, mi celular, ahí, donde están todos mis logros almacenados, pero lo que no me aguanto es que algunos amargados se las den de muy maduros tildándonos de “pendejos” o aniñados simplemente por ser parte de esta tendencia. Digo, yo busco Pokémons mientras algunas niñas de 15 años están buscando al papá de sus hijos.

Todos hemos sido parte de alguna tendencia “pendeja”, nunca fui reggaetonero, ni use las gatas, ni la camisa de “Oe” y mucho menos tengo Snapchat; es decir, me juzgan por jugar Pokémon GO pero ustedes se creen Taylor Swift publicando hasta lo que cagan o derrochando madurez con un filtro que les coloca hocico y orejas de perrito ¡Dios! Qué cosa más fea; sin embargo jamás los critico, ni ofendo y mucho menos juzgo. Cada quien es libre de ser parte de la tendencia que le dé la gana, hay que respetarlas y si no le gusta, pues cállese. Como dicen por ahí: vive y deja vivir

 

Autor: Felipe Delgado
Twitter: @FelipeDelgado__
felipe delgado