Mi voto es por Trump

Mi voto es por Trump

Mi voto es por Trump

La política es un escenario y como tal requiere de actores que puedan interpretar un papel, que puedan tener credibilidad ante el espectador y hacer que la gente los siga como fans desesperados.

Como tal, hay actores que se creen el papel, que se involucran en el personaje y que en cierto grado creen en lo que están diciendo y trasmiten esa conexión. También hay actores superficiales, que sólo repiten líneas y que no creen ni de chiste en lo que prometen o dicen, únicamente intentan apelar al populismo y generar simpatía generalizada que los ayude a lograr sus metas.

Esta es la diferencia entre el señor Trump y el ex presidente Uribe; el primero es un hombre de negocios de corte liberal -así suene raro para muchos que apenas lo conocen-  el empresario es de estirpe liberal, apoyó candidaturas demócratas casi toda su vida, creía en la opción de la mujer de elegir si terminaba o no su embarazo y estaba a favor de un sistema de salud incluyente que ayudara a subsidiar a los más pobres. Todas estas medidas van en contra del libreto que recita frente a las multitudes que lo siguen, hoy se opone al aborto, a Obamacare (Sistema de salud incluyente) y se hace llamar Republicano. Esto es tan sólo una actuación, el hombre de negocios repite las palabras que cree resonarán en sus seguidores acérrimos, su discurso es producto de un plan de mercadeo que se enfoca en un pequeño grupo de la población americana que es de extrema derecha y aun poseen costumbres e ideales del pasado siglo (Base del partido Republicano).

Así como el señor Trump, el ex presidente Uribe también usa una retórica de odio y oposición desmedida al gobierno actual, con datos errados, informes ficticios y pruebas nunca mostradas, sin embargo lo que los diferencia y hace mucho peor al ex presidente (Al menos para quienes no estamos de acuerdo con él) es que este sí cree en sus ideas, lo que dice viene de lo más adentro de su ser, es un hombre testarudo y decidido, que no parará hasta ver a Colombia convertido en el proyecto de país que planeo y empezó a construir en su gobierno.

Así que cuando escucho que Trump sería pésimo para los Estados Unidos porque es de extrema derecha, no puedo evitar reírme, un gobierno de Trump sería un gobierno demócrata, el millonario sería una versión americana de Santos (Se elegiría bajo unas ideas y gobernaría con otras). Nuestras creencias son lo que nos motiva a actuar de una forma u otra, así que por más que digamos que somos conservadores, si nuestro talante es liberal, este será el que dictamine nuestro actuar. Si Trump y Uribe se enfrentaran en el escenario político colombiano, sin lugar a duda me quedaría con el magnate.

 

Escrito por Alex Reyes   @alexreyes73

Comments

comments