PIB (Patraña Interna Bruta)

PIB (Patraña Interna Bruta)

PIB

Imagen tomada de: queaprendemoshoy.com

 

País que se respete calcula su PIB anualmente ¿Que se respete? Si al contrario, puede ser un gran irrespeto a la bandera, y esas tres letras son tan sólo las iniciales de un gran formalismo internacional que habla mucho y dice poco (ni el nominal, ni el per cápita, ni siquiera el real).

Método del gasto, de la distribución o el ingreso y de la oferta o el valor agregado, son solo palabras, por dar un ejemplo, porque en este mundo jamás ha habido, ni habrá cifra capaz de reflejar la realidad de un país. Es como, nosotros pretender describir la vida con una sola palabra; así de imposible porque la realidad, en cualquier etapa, es multifacética.

La economía siempre ha acertado por exacta, pero ha pecado en lo fría. Por ejemplo, usa al PIB como sinónimo de bienestar social y de esta forma, da pie a pensar que es una falacia.

El mismo Joseph E. Stiglitz lo puso en tela de juicio y sus palabras tienen un enorme poder, tratándose de un Nobel de Economía.

Dijo: “El PIB sólo compensa a los gobiernos que aumentan la producción material. No mide adecuadamente los cambios que afectan el bienestar, ni permite comparar correctamente el de diferentes países. No toma en cuenta la degradación del medio ambiente y esto es particularmente real en Estados Unidos”.

¿O será más exacto citar a Robert Kennedy? (fiscal general de Estados Unidos, de 1961 a 1964): “El PIB no tiene en cuenta la salud de nuestros niños, la calidad de su educación o el gozo que experimentan cuando juegan. No comprende la belleza de nuestra poesía, ni la fuerza de nuestros matrimonios; la inteligencia del debate público, ni la integridad de nuestros funcionarios. No mide ni nuestro coraje, nuestra sabiduría, ni la devoción que tenemos a nuestro país. Lo mide todo, en suma, salvo lo que hace que la vida merezca la pena”.

Creo que el concepto está mal empleado, aunque seguramente más de un burgués pueda contradecirme.

¿Será que los de saco, corbata y portafolio se han equivocado? Otro dato para reflexionar viene de países como Noruega, Hong Kong, Estados Unidos, Suiza y Luxemburgo; algunos de los PIB más “gordos” del mundo. Pues, estas naciones tan prósperas tiene problemas y serios, porque también están entre las 50 tasas más jugosas de suicidios a nivel mundial ¿Por qué? Porque el PIB no es un indicador de calidad de vida o de bienestar. Se basa sólo en lo material.

Diferente pasa con el PIB verde, el IDH (Indicador de Desarrollo Humano) y las huellas ecológicas e hídricas de las naciones. Estos datos sí evalúan a la realidad y pertenecen a una economía consciente.

El primero es una modificación del PIB convencional, restándole (cuando es debido) el valor de los recursos naturales deteriorados durante el año, para saber si realmente una actividad económica aumenta o reduce la riqueza nacional.

En 2004, la decisión de que este nuevo indicador reemplazara al habitual en las decisiones del Partido Comunista de China fue abandonada porque las disminuciones, tras la aplicación del PIB verde, eran tan grandes que resultó políticamente inaceptable.

El IDH combina estadísticas referentes a variables como la esperanza de vida y  a la educación. Por último, las huellas ecológicas e hídricas son indicadores de la sostenibilidad del desarrollo social. Si una de estas cifras es alta, se considera que a largo plazo indicadores sociales como el IDH pueden afectarse negativamente, al condicionar formas nocivas de actividad económica.

Parece que el mundo está despertando frente a la idea de resumir la situación de las naciones en una sola cifra. Incluso, aún con estas últimas alternativas, han surgido dificultades al tratar de cuantificar fenómenos como la desertificación, la contaminación, el alto desecho de residuos y la deforestación.

En este planeta hay cosas más grandes por qué preocuparse que un simple número. Es como la pareja de novios que lleva cinco años, pero tiene su relación prácticamente destruida. Mucho tiempo, pero ¿cuántas probabilidades de reparar lo roto, lo que ha desaparecido? Asimismo, esos países que mencioné. Sus PIB cada año más admirables, pero ¿qué pasa ahí? Ojalá nuestros amados mandatarios,  algún día (y ojalá pronto), aprendan que el gran problema no está sólo en encontrar un número para exhibir frente a los colegas, sino en la felicidad de sus paisanos.

Escrito por Lorena Arana @AranitaArepita

Comments

comments