Por qué descaches

Por qué descaches

Foto: César López - EL CLAVO

Fallar en el intento, el “casi” que nos caracteriza a los colombianos, coger impulso para pegarle al balón y seguir derecho dejando el esférico quieto. El descache es imprevisto, no se puede actuar, puede aparecer en cualquier momento y los que logran captarlo se hacen ricos como Edgar se cae publicado en www.youtube.com.

Salir con la mamá de la novia y enamorarse, fallar en una cita a ciegas, prender el cigarrillo al revés y matar el olor de axila con insecticida. Todos estos y muchos más son descaches, situaciones que a diario nos suceden dejando siempre una anécdota de por medio. Hay descaches más graves que otros, como la elección de Apolinar o la pérdida del canal de Panamá.

En EL CLAVO quisimos evocar esas situaciones que definitivamente queremos olvidar, pero que hacen parte de la vida de aquellos que buscan tratar a pesar de la posibilidad de caer en el descache, porque saben que después de un descache sólo queda la pena y mucho que aprender. Por eso no hay que temerle tanto al descache.

Comments

comments