REFLEXIONE Y

REFLEXIONE Y

Si bien es cierto que la mayoría de nosotros pasamos gran parte del tiempo en una institución ignaciana, es más cierto aún que sabemos poco o nade de la pedagogía instaurada por San Ignacio de Loyola. Este escrito pretende analizar las implicaciones que dicha pedagogía tiene en la visión de la educación. Y qué aspectos de éstas son claramente identificables en la universidad y cuáles no, siendo por tanto esencial plantear inicialmente sus objetivos.

El objeto de la propuesta ignaciana es la promoción del desarrollo intelectual y el crecimiento global de la persona, enfocados al servicio de la comunidad, siendo requisitos fundamentales la comprensión reflexiva de la realidad y la integridad e iniciativa del educando. La propuesta pedagógica ignaciana es una educación basada en el estudiante pues toma en cuenta sus intereses y necesidades que pretende estimular su actitud crítica y su capacidad de asumir compromisos reales para con la sociedad en la que se desenvuelve.
Es plausible pensar que a tales objetivos subyace el planteamiento de una educación personalizada, pues sólo mediante la interacción real entre el profesor y estudiante es que se pueden conciliar las necesidades de ambos con los contenidos del currículum exigidos por la ley; sin embargo, al observar algunas clases de los semestres iniciales (1-6) de cualquier carrera, se evidencia que la formación personalizada al menos bajo estos puntos de vista – es una ilusión, pues en grupos con 40 – 60 estudiantes es imposible tener en cuenta las necesidades de todos, y además, en la medida en que el profesor y alumno sean unos completos desconocidos se hace muy difícil fusionar el desarrollo intelectual con crecimiento personal,  pues el educando se ve enmarcado en un rol sumamente pasivo de receptor de información, y el educador, por su parte, asume el aburridísimo papel de verter información en entes privados de la posibilidad de analizarla, e impotente para verificar el proceso de cada uno de los discípulos en un contexto diferente al de la evaluación escrita. Por que es que además de la gran cantidad de alumnos en una clase también hay demasiados contenidos por “aprender” y muy poco tiempo para adquirir ese “aprendizaje”.

Comments

comments