#COLUMNA: Se fue el amor (2018) – Clandeskina: diez años sonando el tambor

#COLUMNA: Se fue el amor (2018) – Clandeskina: diez años sonando el tambor

Se fue el amor (2018) – Clandeskina: diez años sonando el tambor

 

Se fue el amor, es el segundo álbum de Clandeskina Orquesta con el que celebran diez años de terquedad musical. Esta banda liderada por David Gallego y que en el 2012 dieron la sorpresa con “Sonando el tambor”, canción que irrumpió categóricamente las calles y emisoras de Cali, nos traen una nueva producción marcada por la experimentación y el sabor añejo que sigue retumbando en el recuerdo de la salsa de antaño.

Gestado paulatinamente durtante tres años y luego de su producción antecesora Hombre decente (2015), Se fue el amor revela la evolución de la visión musical del Clan, ofreciendo ocho temas cargados de pachangas, mambos, montunos envenenados e incursiones poco exploradas como el Konpa y la reafirmación originaria del pilón.

“Jugando con fuego”; un son de advertencia para el que busca los malos pasos y el desafío confiado en su guapería. “La bola de Ramona”;  una pachanga jocosa y de contexto pícaro. “La mulata del callejón”; un montuno nacido en la entraña del barrio duro y callejón estrecho, destinado al oído exigente, al melómano contundente.

Reviviendo la raíz del pilón emanado de Pacho Alonso y que constituye la base de lo que ahora se llama como «Salsa choke», “Baila caleña” es un tema frenético, progresivo, de compás pegajoso y tumbao desaforado, que buscar calar en la frecuencia intensa del bailador tradicional y urbano. “Se fue el amor”, tema homónimo del álbum y en donde el Clan debuta con el Konpa, ritmo originario de Haití y popularizado en Colombia por Joe Arroyo denominándolo como «Joesón»

“Camina como el son”; un coqueteo soneado, de tarde en el malecón y pies descalzos sobre la arena. “Prenda amada” es uno de esas canciones que el salsero puede reconocer desde el primer estribillo; clásico, sobrio y dedicable.

Sin duda el momento más lirico del álbum es señalado en dos canciones:

“La música”, una composición cubana versionada con los aguabajos de la costa pacífica, representa un manifiesto a ultranza del amor, dolor y sentimiento por la música, compañera incondicional en la alegría y soledad.

Y por ultimo “Para ti sultana”;  inspiración idílica de Harold Aguirre y que a juicio personal es una de las composiciones mejor logradas; poética, cadenciosa, a la altura de la belleza y armonía enigmática que encierra Cali, una ciudad de palmeras y cueros, de amores balanceados por el viento, un tema que hace brillar de orgullo al caleño de a pie y estallar de nostalgia para el que vive en la lejanía. Con este tema Aguirre reafirma su título como “El poeta del barrio”

Clandeskina nos sigue dando sorpresas, una orquesta que nunca se queda quieta y que va puliendo las lanzas de su repertorio, le aseguramos que en este disco no encontrará monotonía alguna. Ya son diez años manteniendo un sonido propio, una identidad característica que los consagra como una de las mejores orquestas de salsa hasta la fecha.

 

 

 

Comments

comments

Leave a Reply