Ser viral

Ser viral

 

El clímax de la lógica digital

 

viral

Constantemente vemos, leemos y oímos en diferentes medios que un post se convirtió viral y que miles de personas lo compartieron. También y de la misma forma, que un tema se convirtió en tendencia y que millones estuvieron hablando de lo mismo. Todos soñamos con ser virales: que por azar, aleatoriedad, o lo que sea, determinado comentario se convierta en viral; que miles lo compartan, comenten, feliciten y den palo, y nos vuelva más famosos que Chamita Cheer con su Epa, Epa, Colombia. Por lo general, lo viral termina siendo sinónimo de estupidez, pero no importa, si parecer tontos es el precio, muchos estamos dispuestos a pagarlo.

Casi que todo lo que implique el concepto de masivo termina siendo una frivolidad, pero qué hacer si todos lo hacen, si todos lo comentan y todos lo tienen. En esto no se vale la pena pensar, no se puede ser críticos, porque entonces las hermanas Kardashian terminarían siendo unas mortales y hasta feas y de mal gusto, con una confusión de padre/madre… y así no se vale.

 

"Ahora, el reto es ser viral con algo medianamente inteligente, que proponga algo y nos haga pensar."

 

Ahora, el reto es ser viral con algo medianamente inteligente, que proponga algo y nos haga pensar. Tal vez ya no sería viral, y tampoco se trata de querer lograrlo a cualquier costa como María Fernanda Cabal o Paloma Valencia, que optaron por decir estupideces con el fin que les den palo y terminen siendo virales. Un buen ejemplo puede ser Daniel Samper Ospina y su #HolaSoyDanny o Antanas Mockus en la época de la #OlaVerde.

 

"Hay millones de personas subiendo posts que quieren, a toda costa, ser virales; y que queramos o no, nos van a llegar más veces que El Negro del WhatsApp."

 

Hablar de toda la basura que sucede en lo digital, sería un tema de no acabar porque en este preciso momento hay millones de personas subiendo posts que quieren, a toda costa, ser virales; y que queramos o no, nos van a llegar más veces que El Negro del WhatsApp. Hay millones de personas que hacen el ridículo, que mienten sobre otros, que sabotean y elaboran basura con tan de ser virales.

 

"Lo viral cambió todo, es la panacea, el clímax. Otros felices son los que hacen capacitaciones para lo digital, están en su cuarto de hora resumiendo y exponiendo tutoriales de Google y Facebook."

 

Pero también es viral porque es barato y eso tiene felices a los genios del marketing, que solo deben lograr que uno de los personajes que generan tendencias hablen de sus productos, o poner avisos en redes a un costo por impacto más bajo que con los medios tradicionales, como este impreso. Además, solo tienen que leer métricas que les retorna la web, que antes les tocaba trabajar para sacarlas. Lo viral cambió todo, es la panacea, el clímax. Otros felices son los que hacen capacitaciones para lo digital, están en su cuarto de hora resumiendo y exponiendo tutoriales de Google y Facebook.

Mientras tanto, muchos esperamos que en algún momento, ojalá pronto, la gente piense antes de dar RT y compartir algo que desconoce, que no maneja y que sabe que es basura. Pero también, estamos pendientes, que los genios del marketing, valoren a sus clientes, y busquen calidad antes que cantidad. Porque el boomerang del consumo regresa, y entonces, los que elaboramos contenido que requiere de un mínimo uso de neuronas, los estamos esperando con los brazos abiertos. Por ahora el mercado se fragmenta, se segmenta más, y los que deciden reflexionar y reír, van armando su rancho aparte, esperando un producto o servicio que los satisfaga, porque ya a algunos lo viral no los seduce.

Por:

César López

Director de El Clavo

@CesarLopez_

césar lópez