Sobre whiskey, cursos y cómo hacerlo

Sobre whiskey, cursos y cómo hacerlo

sobre whiskey, cursos y cómo hacerlo

 

La sobrecarga de información a la que cada persona está expuesta hoy en día es una de las constantes de la vida moderna.   Cada día aumenta la velocidad con la que se produce y fluye la información, e Internet apenas lleva un par de décadas en funcionamiento; es imposible imaginar la forma en que evolucionará en los próximos años.

Si algo me molesta de esa sobrecarga de información, es el afán de sugerirnos y querer enseñarnos cosas que en ningún momento hemos pedido, hecho que trae implícito una consigna: “Usted es bruto y no podrá vivir ni desempeñarse en cualquier aspecto de su vida sin la información que le estamos brindando”.

No puedo negar que he sido cómplice de esto, pues he inscrito mi correo electrónico en varias listas que pienso algún día me van a ser de provecho, pero son más los E-mails que borro a diario que los que leo.  Ahorita, por ejemplo, mi bandeja de entrada tiene más de 100 correos todos con títulos sugerentes.  Uno me pregunta que si he alcanzado todo mi potencial, pero ¿en qué? y esto desencadena otra serie de preguntas ¿debo alcanzarlo?  ¿A quién le pregunto cómo hacerlo?, le doy clic con ganas de revelar el gran secreto de mi potencial en lo que sea, no importa, y lo que me ofrecen es una suscripción paga a un sitio.

Otro asunto es un E-mail de un portal de creación de contenido dice: “la verdadera razón por la que los escritores (y sus jefes) guardan whiskey en sus gavetas” ‘¿Qué es esto? me pregunto, de igual forma lo abro, leo un par de párrafos y no pronuncian nada sobre el whiskey, lo borro.

Una señora que dice llamarse Lacy, utiliza la trillada fórmula de “Cómo hacerlo” y me pregunta que si sé cómo espiar a mis clientes por diversión y beneficio.   ¿Qué pasa si mis clientes se enteran que los estoy espiando, qué les voy a responder? ¿“tranquilos, sólo lo hago por diversión”?

Coursera continúa recomendándome cursos: Administración de proyectos – principios básicos, modelo de pensamiento, cómo empezar su propio negocio, el holocausto, una introducción; Estrategias de negociación, inglés empresarial, y otros más, sin ni siquiera darme un top 3 de los más indicados, ¿a qué horas esperan que los haga?

Pero como internet es ese gran hermano inteligente, justo cuando me pregunto eso, otro correo, también de Coursera, llega en mi ayuda, me pregunta “¿Cómo puede aprender de manera más efectiva?”, supongo que sí lo leo podré aprender inglés, administración, la introducción al holocausto y todos esos cursos imprescindibles para mi vida.  Lo pincho, ya que parece querer imponer un poco de orden en mi frenética bandeja de entrada, sólo para darme cuenta que quieren ofrecerme un certificado por el cual debo pagar.

Así podría seguir listando los correos que aún no he borrado. Creo que mejor voy a abrir mi gaveta para tomarme un vaso de whiskey, pero lo que yo conozco son cajones y mi escritorio no tiene ninguno. ni modo, voy por uno de agua.

 

Autor: Juan Manuel Rodríguez
Twitter: @Vieleicht
juan manuel rodríguez

Comments

comments