Tácticas para conquistar a una lesbiana

Tácticas para conquistar a una lesbiana

TÁCTICAS PARA CONQUISTAR A UNA LESBIANA

Apreciada lectora: ¿Tiene usted en mente a alguna lesbiana? ¿Está en sus planes conquistarla? Pues entre los míos está ayudarle.

Claro que para todo hay requisitos y en especial para estas cosas. Cierre los ojos un momento y sienta cómo late su corazón al pensar en ella; examine sus intenciones y sólo si son puras (sí, a lo ‘Hitch’), continúe leyendo este artículo y prepare toda su artillería pesada para dar en el blanco y ser feliz en esta: la virtud de ser lesbiana.

“Hacerme reír, me respondió, sin pensar, una amiga al preguntarle cuál sería el tip más efectivo para enamorarla. Tal parece que llegar al corazón de una dama, sea lesbiana o no, es casi un arte y de mucha puntería; de dar justo en ese pequeño punto que tiene vacío, virgen y ansioso de ser llenado por alguien con gran habilidad para hipnotizar (no idiotizar). En este caso, otra mujer.

Diversas son las personas como sus condiciones, pero es una certeza que en este mundo hay alguien hecho a la medida de cada cual; así que si está soltera desde hace un año y diez meses, sólo cierre los ojos y no se preocupe (#TrueStory).

“Que sea detallista, que me admire y me diga cosas bonitas” ¡Qué lindo! A nosotras también nos corren estrógenos por las venas. Resulta que las lesbianas somos mujeres igualmente, lo que a muchos parecería increíble (porque somos una raza afortunada, con algunos especímenes de exhibición – me incluyo entre ellos).

De manera que para los detalles no hay sexo (ni para usted, por ahora). Todos somos seres emocionales, es una de las dimensiones naturales del ser humano. Para mí no fue extraño, ni inesperado, que al realizar esta encuesta; la mayoría de mujeres hablara de “que me llame a decir cualquier cosa” o “que me consientan y me tomen la manito” ¡porque el corazón humano es mucho, muy romántico!

Así que espero que esté prestando verdadera atención a este artículo, apreciada lectora, porque escribirlo no fue sencillo ¡ni que las mujeres lo fueran! Ahora, tome un resaltador mental y páselo sobre la siguiente frase: No hay nada que traiga mayor bienestar al corazón de una mujer, que sentirse admirada (que aplica, incluso, para cualquier ser humano).

Todas la merecemos y si no lo cree, pues no sé qué hace detrás de su “amorcito”, ni qué le va a ofrecer. Pero si está de acuerdo con la frase, entonces deje correr a su imaginación y seguro todo fluirá. Tome algo de esto, entréguele un poco de aquello y dele vida a una receta que la lleve directamente al corazón de esa mujer que la trae lo suficientemente loca, como para estar leyendo esta nota.

Importante: ¿qué va a ganar usted por actuar sinceramente y con el corazón, en vez de maliciosamente, con sólo chisme y cizaña? Que se va a volver transparente y a simple vista, se le va a empezar a notar lo grande y valiosa que es. Aparte, va a tener al karma de su lado, buen negocio ¿o qué le parece?

Entonces, por favor, no la embarre. Después de todo, no ha sido fácil llegar hasta aquí ¿no?

Cuando esté con esa mujer que la enloquece y hasta obsesiona un poco, procure en algo controlar sus instintos lésbicos. No es necesario evidenciarse demasiado.
Tranquila, pues cuando a uno le gusta alguien; para bien o para mal, se le termina notando; a menos que sea Terminator, Robocop o un Transformer y logre disimular plenamente ese tipo de cosas.

Demostrar interés, pero no desespero”, respondió otra de las encuestadas y yo, personalmente, le imploro que se escape de ser parte de esa red predecible de lesbianas vulgarmente llamadas “hambreadas” (por mí), que no pueden esperar a tener una conversación medianamente inteligente con una mujer, para abrirse de piernas cibernéticamente, agregándola a cuánta red social creen eficaz para poseerla.

No es original, todas lo hacen ¡hágase desear, no vaya a ser tan típica! Además, cuide su imagen y la nuestra (pues ese tipo de mujeres hacen quedar mal a todo el gremio). Qué vergüenza que sus sensuales perfiles no cautiven a su víctima y usted haya mandado confiada el add o el follow, sin siquiera estar segura de gustarle a la chica en cuestión.

“Que deje que se le note lo que siente, que yo vea que le gusto, pero lo demuestre con cautela y romanticismo, como los expertos”, tome nota de otro consejo que obtuve en la súper investigativa “reportería” de esta nota.

Es importante que ella sepa que le gusta, no vaya a ser que la mande a la friendzone antes de tiempo; pero antes de poner evidencia a Cupido, analice muy bien la onda en que está ella.

Un pajazo mental en esta situación no le ayudaría mucho. Lo único que haría sería decepcionarla y quizá hasta avergonzarla en el futuro. Sea sincera con usted y confíe en que si ella no le corresponde, la vida le va a mostrar por qué eso fue lo mejor ¡y hasta la va a convencer! Por más infinitamente “reeca mareeca” que ella esté (#TrueStoryAgain).

“Intrigarme; tener la picardía de ser coqueta, pero no mucho; que sea una persona interesante y atenta conmigo ¡pero sólo conmigo! Que se vea la diferencia entre el trato que me da a mí y el que le da a los demás, y ser muy sensual en las miradas; que se junten, así sea en la distancia. Esa maricadita es lo máximo” ¿así o más claro? (¡y si supieran quién me dijo eso, tomarían nota y correrían a cumplirlo ya mismo!).

En todo caso, enamorar a una mujer es cuestión de dedicación, de entrega, de activar toda la munición y aparte de eso, convencer al destino de estar de tu lado.

Pero relájese, al fin y al cabo eso no depende de usted, ni de ella. Es un trabajo en equipo. Por ahora, cuando estén juntas, trate de tirarle dardos con señales, pero no obsesivas; que ella vea que usted disfruta el tiempo que comparten, así sea un corto encuentro casual.

Nota mental: Si usted es “apelortadada” (como yo, que ni siquiera sé por qué escribo esto) y se mueve sólo cuando siente las cosas seguras, evalúe cuánto tiempo le da ella. Si llega al punto de confianza en que usted se siente cómoda para actuar (con un poco de esfuerzo y licor, tal vez), es suya porque esperó hasta que usted se sintiera bien, de manera que ambas quisieron lo mismo todo el tiempo… Y si usted no es precisamente retardada, esto en algún momento pasará.

Y por último, mi más sabio consejo: ¡la que es, es y punto! Así es el amor.

 

Escrito por Lorena Arana   @AranitaArepita

 

Comments

comments