Un permiso para el arte, por favor.

Un permiso para el arte, por favor.

Imagen tomada de: www.tripadvisor.co

Imagen tomada de: www.tripadvisor.co

En nuestro querido parque de los Estudiantes o mejor conocido como Parque de Jovita, existe un punto de encuentro cultural al cual podés acercarte el primer sábado de cada mes  para disfrutar de los clásicos musicales que han representado desde los años 60 a nuestra Santiago de Cali.  Podés  tomarte  una cerveza, saludar a algún amigo, que siempre uno se encuentra,  y bailar bajo el cielo estrellado que nos da Cali a eso de las 10 pm. Disfrutar de las orquestas y grupos de nuestra ciudad sirviendo como espacio de difusión cultural y artística. Y lo más importante, te estoy hablando de un evento sin ánimo de lucro. Por ahora… ya que como siempre ha sucedido en nuestra querida Colombia, los entes del gobierno y la Alcaldía no desperdician el más mínimo chance de dañarle el caminado a quien no este “aportando” lo suficiente según ellos.

Ya tiempo atrás se nos habían “metido a la cocina” con la Feria y  esos escenarios que construyeron alrededor para privatizarla y de paso ensuciarse las manos con dinero de la gente, que debería saber que tiene derecho-gratuito a estas actividades por el patrimonio cultural  que representan en Cali.  En cuanto al espacio abierto de “Salsa al parque”, la cancelación del pasado sábado 6 de junio, se da a raíz de un reclamo de Sayco y Acinpro por asuntos de pago, ya que esta audición ha llegado a superar los 1500 asistentes y necesita de un permiso.

No vamos a desconocer el modus operandi que se debe tener frente a este tipo de situaciones, pero esa misma manera de proceder siempre se ha realizado sin modestia alguna sobre los caleños y los espacios que se labran en pro de la Cultura. La feria es un claro ejemplo de eso.

Frente a otras ciudades Cali está perdiendo terreno, pero más que nada frente a nosotros mismos estamos perdiendo espacios.  Si bien  los organismos de Cultura de nuestra ciudad realizan convocatorias y concursos para donar estímulos a los proyectos de naturaleza cultural, que intentan fomentar algo más que el fútbol y la rumba en nuestra ciudad, debemos ser conscientes que estamos en desventaja y por gusto propio. ¿Por qué? Porque somos más los que sí creemos de estas audiciones culturales que se dan en espacios como Jovita, La Loma de la Cruz, El parque San Antonio e incluso la Universidad del Valle. Hace no más de dos meses ocurrió algo similar en la Colina San Antonio en el espacio de cuentería que los muchachos de Santa Palabra han sabido cultivar y trabajar para construir un público que disfrute de algo más que una fiesta.

Ojalá nos uniéramos por una causa que vaya más allá que una camisa del Cali, del América o Colombia, y mire que me encanta el fútbol, pero creo que sólo somos capaces de brincar algo tarde, es decir, cuando esas pequeñas ventajas que nos hemos ganado con tanto esfuerzo y durante años, se nos quitan a la fuerza por no tener las influencias o el bolsillo lleno para pagarle a los de “arriba”; un permiso para el arte.

@PavelStev

Comments

comments