Una educación para ganado

Una educación para ganado

educacion_ganadoLa educación actual enseña a aceptar,

a seguir y a repetir. Como entes que no poseen voluntad de ser
diferentes, como ganado, como vacas: así somos educados.

Vivimos en un país que siempre está
al borde del colapso, un país sin historia, sin raíces,
un país que ofrece una diversidad de culturas e inteligencias
inimaginables y a la vez las limita. García Márquez
escribió en la proclama Por un País al Alcance
de los Niños
, que la educación enseña
a los niños mentiras sobre nuestra historia como colombianos,
y brinda conocimientos inservibles para nuestro desarrollo como
personas pensantes y pertenecientes a la sociedad, lugar donde
supuestamente mostramos lo que podemos dar.

En las escuelas imparten una disciplina que reprime
cualquier pasión y genialidad en los niños. Desde
su primer día sólo van a asentir luego de una larga
repetición y repetición de algún tema: un
conocimiento barato, insulso y pasajero. Todo es grosso modo y
no se ofrece otra motivación que la de no perder una materia.
Nos enseñan la historia de grandes civilizaciones de una
forma superficial y retrógrada, dejando baches y traumas
que causan repulsión hacia cualquier vestigio de conocimiento.
Colombia para muchos maestros no fue más que un terreno
hereje que tenía que ser llevado por el camino del bien,
tratando a los colonizadores como seres enviados por Dios; a Cristóbal
Colón como nuestro descubridor y salvador; y por supuesto
a los negros e indios, esclavizados y muertos, los dejan en el
impugno olvido. Razón tuvo alguien al decir “cuando
los españoles llegaron a América tenían la
Biblia y nosotros la tierra. Nos dijeron: ‘cierren los ojos
y recen’. Al abrirlos ellos tenían la tierra y nosotros
la Biblia”.

Sí, mentiras, eso es lo que nos enseñan,
además de costumbres fuera de nuestras culturas y valores
fuera de nuestro contexto social. Incluso ahora sólo se
maneja una ideología de obediencia y arrodillamiento ante
el poderío del norte: educación que nos lleva hacia
una especie de esclavitud y hacia un consumismo exclusivo de productos
“americanos”.

Hay que preguntarse porqué cuando los profesores
nos hacen preguntas cerradas esperan respuesta. ¿Por qué
siempre nos repiten para aprender? ¿Por qué al salir
del colegio olvidamos todo lo que nos fue enseñado? ¿Es
así de superficial? ¿Por qué no creamos nuestro
propio sistema de educación? ¿Por qué copiamos
todo aquello que deberíamos crear? Que funcione en Francia
no quiere decir que funcione acá. Somos seres diferentes,
no hay igualdad, los contextos siempre van a diferir, y mientras
esto sea así el copiar sólo nos llevará al
fracaso que se ejemplifica en el ahora, en este presente incompleto
y superficial que vivimos.

En los colegios nos enseñan a ser empleados.
Enuncian frases particulares como “estudie que eso luego
le sirve para que consiga trabajo”. Sólo piensan
en los alumnos como futuros esclavos del sistema. En realidad
nadie recibe una educación para desarrollar su intelectualidad
en el mundo de los negocios, y todo tipo de arte que fomente la
cultura está erradicado de las carreras posibles, ya que
éstas “no generarían los ingresos necesarios
para sostenerse”. Vivimos para tener dinero, pero nunca
alcanzamos lo que necesitamos, y siempre que obtenemos más
necesitamos más. Aquel que decida ser filósofo,
escritor, pintor, etc., será tratado como loco y sin más
preámbulo recibirá una descarga de reproches, y
de rechazos por parte de todos.

Somos criados para obedecer, asentir, ser igual,
no aspirar, no pensar. Formados para ser ganado y para que los
del imperio sean nuestros vaqueros. Sí, esta es nuestra
cruda realidad que nos lleva a cuestionarnos porqué nunca
hemos intentado crear un sistema de enseñanza. ¿Será
acaso que ni siquiera sabemos qué es pedagogía o
enseñanza? Podríamos decir que mientras el dinero
sea la mayor preocupación del gobierno, los profesores
no sean en su totalidad licenciados verdaderos (y además
amantes de su trabajo), no habrá un cambio positivo para
la situación crítica que vive la educación
de nuestro país y de Latinoamérica también.

Comments

comments