Una propuesta Lunguista

Una propuesta Lunguista

El ser lunguista
significa hacer sólo lo realizable, es olvidar que existe algo más
allá, es ser y sentir sólo por lo que es posible.
Según una muy antigua concepción económica, todos
los seres humanos procedemos o actuamos de acuerdo con ideas racionales
que nos permiten operar bajo un instinto innato de conservación. Esta
teoría descarta la posibilidad de que, en muchas ocasiones, el hombre
actúe bajo preceptos completamente altruistas. La experiencia histórica
ha demostrado que algunos de los países más desarrollados del mundo han
presentado un bajo crecimiento cuando —no utilizando este instinto
racional y egoísta— actuaron bajo un esquema idealista de
“desnaturalización”.
Aún en los países más limitados económicamente, la estructura social
permite obtener niveles de crecimiento económico aptos de acuerdo con
la condición cultural de cada grupo social. Cabe preguntarse entonces
¿por qué algunos países son más desarrollados que otros? ¿Por qué las
instituciones no manejan un supuesto normativo? Y ¿cómo ha influido el
esquema egoísta o altruista en su desarrollo?
Podrían existir muchas y variadas respuestas con cierto grado de
exactitud. La siguiente interpretación es, sin embargo, sólo una excusa
para exponer una idea acerca de la teoría Lunguista.
La teoría Lunguista define la estructura social de un país como un
conjunto de seres que participan de modos de producción estacionarios,
pero poco tienen que ver con las decisiones políticas de su comunidad.
Pero… ¿Lunguista? Sí, de lungos, el ser más insípido de la sociedad, el
“don nadie”, el obrero, ese que no tiene nada que perder, sí, ese.
No obstante, el poder dentro del sistema Lunguista está determinado por
aquellos que poseen dominio parcial o total de los medios de
producción. Además, si cada individuo realiza la actividad de su mayor
ventaja comparativa, éstas le permitirían que el crecimiento y los
beneficios globales adquiridos sean mayores. Esto es, un individuo sin
posibilidades de superación académica, viviendo en parcelas, debería,
bajo la teoría Lunguista, dedicarse al cultivo de la tierra y, por
ejemplo, el hijo del dueño de la parcela se dedicaría a la
administración de la misma.
El problema esencial sería ¿para qué hago más cosas, si de igual forma,
seguiré en las mismas condiciones? ¿Por qué? Si usted resuelve
convincentemente el primer interrogante, yo espero que sus resultados
redunden en beneficios para mí. Y ¿qué me motiva, si no existen
incentivos en los que yo pueda obtener mayores beneficios sin que al
mismo tiempo otro se aproveche de lo que yo hago?
Entonces, el ser lunguista significa hacer sólo lo realizable, es
olvidar que existe algo más allá, es ser y sentir sólo por lo que es
posible.
Así que, por favor, ayuda a tu país, construye una nación que aproveche
ventajas comparativas y que realice aquello para lo que fue llamado a
hacer, que aproveche su condición de obrero, de “don nadie”, de lungo.
Ser lungo es ser feliz. Esa es, precisamente, la máxima del Lunguinismo.
Cualquier parecido con la realidad colombiana…
Según
la RAE, desnaturalizar es alterar las propiedades o condiciones de
algo, desvirtuarlo. En este caso, desnaturalización es actuar bajo
conceptos fuera del orden ‘natural’, egoísta y racional.

Comments

comments