Una segunda vida en Internet

Una segunda vida en Internet

Foto: Beatrice Aguirre - EL CLAVO

La primera vez que escuché que existía una vida paralela en Internet, la cosa no me sonó mucho. Días después de esto llegué a un blog que contaba que Suiza había invertido en la construcción de una embajada en un mundo virtual conocido como Second Life. Eso me llevó a investigar sobre el tema y qué mejor forma que accediendo a éste.

Lo primero que encontré de esta experiencia es el gran alcance de lo que actualmente conocemos como virtual, el hecho de ingresar a un mundo en donde las personas representadas en una figura en tercera dimensión (elegidas según unos estereotipos) puedan en red hablar, viajar, volar, teletransportarse, follar, seducir, jugar, bailar, hacer yoga, nadar, comer, invertir, construir y enseñar: me pareció definitivamente novedoso.
Tengo que decir que los primeros viajes por Second Life fueron aburridores, aunque no puedo negar que en uno de ellos estuve a punto de tener sexo con una española, para lo cual es importante entender que la dinámica es diferente a la de Messenger u otros medios en donde prima lo escrito y las webcams, ya que aquí son los cuerpos virtuales los que tienen el contacto (raro ¿no?). Pero dije al principio que fue aburridor porque lo único que encontraba eran casinos y lugares de porno. Mi sorpresa fue mayor al conocer personas que ganan dinero ejerciendo la prostitución y el nudismo.

Y es que fue gracias al sexo como entendí que SL es una economía paralela (hay tasa de cambio) y que siguiendo con los principios capitalistas, se define por la propiedad de la tierra y el conocimiento. Tanto así, que teletransportándome por diferentes espacios conocí la empresa de propiedad raíz de Anshe Chung, una china que ha ganado más de 250.000 dólares en su segunda vida, y es reconocida como una famosa especuladora virtual.

Afortunadamente, las principales formas de trabajo en Second Life no son sólo el sexo: áreas como la arquitectura, el diseño de modas, el diseño de interiores y la música, son esenciales para la organización de un mundo apenas en crecimiento. Es por eso que cientos de animadores 3D trabajan a diario ofreciendo sus productos a nuevos inversionistas que necesitan de estos elementos. Cabe aclarar que así como se puede ganar mucho dinero, se puede quebrar fácilmente; un estudio realizado por la Universidad de Boston demuestra que de 15 empresas que nacen a diario en el mundo virtual, sólo una se mantiene y genera buen tráfico.

Ha llegado a tal punto el auge de este universo virtual, que existen desde clases de derecho en donde se estudia cómo funciona la propiedad virtual hasta el nacimiento de grupos terroristas, grupos neonazis y ciertas manifestaciones de vandalismo, lo que es normal para una mundo que ya supera los 5 millones de residentes, y que por hora tiene promedios de conexión de 128.000 personas. Pero si bien son muchas las preguntas que deja abierta esta nueva dimensión sobre el yo y las relaciones sociales, lo único cierto es que SL es un falso escape, una utopía, un mundo donde la diversión y el deseo de ganar dinero nos recuerdan a este violento y atormentado mundo en el que ya vivimos.

Comments

comments