#ViernesHot: Para enamorarlas hay que tener plata

#ViernesHot: Para enamorarlas hay que tener plata

para enamorarlas hay que tener plata

¿Qué hombre no recuerda con nostalgia la primera vez que su papá le dio dinero para invitar a la novia a “comerse un heladito”? Quizás muchos se sorprendieron por la sorpresiva nobleza reflejada en esa acción, pero lo que muchos no sabían era que nuestros padres no nos daban el dinero por simple bondad o consideración; era más bien un ritual que nos prepararía  para el futuro   y que nuestros gastos en el “amor” recién empezarían.

Es fácil y sin rodeos, para enamorarlas hay que tener plata ¿Mucha o poquita? Depende lo “alto” que usted apunte, y cuando digo alto me refiero a lo que la niña esté acostumbrada, porque si usted es de los que le gusta atreverse a invitar a una chica cuya dirección es  “altos de” o que a la hora de pedir indicaciones le digan “eso queda más allá de…,  o  “llegando a…”, definitivamente le va a tocar gastar lo que nunca imaginó.

No importa qué tan humilde, madura o “centrada” sea una mujer, es más fácil enamorarla si se tiene plata, porque no hay mujer que vaya a cambiar los nuggets de pollo por ruñir hueso. Y es que usted puede ser el mejor hablando o “echando labia”, pero cuando de endulzar el oído se trata, las palabras entran más fácil desde un restaurante con mirador hacia toda la ciudad, que comiéndose un cono en la heladería de la esquina.

Sé que estoy siendo exagerado con los ejemplos, pero para cualquier plan que usted tenga pensado con la chica que tiene en la mira, es necesario gastar, porque los hombres somos los que debemos invitar y costear la salida (al menos las primeras veces), y  porque admitámoslo, gran parte del enamoramiento se basa en lo que la otra persona tiene para brindar, y lo monetario también cuenta.

Muchas mujeres se enojan cuando les dicen que son interesadas y que con plata se les enamora, y pese a que puede sonar sexista, es cierto, no piensen en plata como los billetes tirados en su cara o dejados en la mesa de noche después de tener sexo; piensen en el dinero invertido en salidas, comida, planes espontáneos, cervecitas o cigarrillos.

No trato bajo ninguna manera atacar a las mujeres, si fuera al revés muchos hombres exigiríamos planes y entre más caro el plan, más me enamoro. El interés no está en la plata, sino en lo que se puede hacer con ella, y definitivamente con ella, se puede enamorar.

 

Escrito por Carlos Reyes  @recarlos94

Comments

comments