Un vistazo  a vuelo  de Pájaro

Un vistazo a vuelo de Pájaro

pajaro-vuelo-afuera_~car0139Por Jhon Jairo Navia Universidad del Valle

Inútilmente los Colombianos que hemos sido formados exclusivamente bajo el manto del sector público: escuela, colegio, salud y educación superior, aprendemos una enorme cantidad de disposiciones, trucos, truquillos y triquinuelas empleadas por los agentes del estado para hacer uso indebido, aunque muchas veces legal, de sus atribuciones.

¿De qué nos sirve saber a los estudiantes de Univalle, que la legislación emitida desde el Congreso, finalmente reflejada en las disposiciones del Consejo Superior, tiene vacíos? Ese conocimiento no se ve reflejado en acciones organizadas y fuertes. No se trata de un simple disturbio, que entre otras cosas sólo contribuye a acciones organizadas y fuertes. No se trata de un simple disturbio, que entre otras cosas sólo contribuye a enrarecer el ambiente y la discusión. Hasta el momento no hemos pasado de la monótona Asamblea General, en la que por enésima ocasión, escuchamos el discurso fusilado de algún mal lector de Marx o la actitud beligerante de una deficiente emulación del Che, mientras tanto el país que forjó la generación de Mayo del 68, a de los Juegos Panamericanos del 71, la que vio caer a Camilo y a Domingo Laín y se embriagó con el Nadaísmo, se viene a pique.

No es necesario ser un experto politólogo para entender que Colombia es un país en vía de desarrollo y que presentan tanto el circulo vicioso que genera la baja inversión en educación, propicia a su vez poca preparación para ejercer la democracia con todas las dimensiones que esta encierra; y Hospital Universitario del Valle la democracia está en peligro se invierte más dinero en el ejército y menos en el aspecto social, lo que se revierte en un mayor peligro para la democracia.

Es menos necesario aún, un PhD en Europa para enterarse de que somos instrumento económico al servicio de intereses no solo norteamericanos, sino de cualquier potencia interesada en acceder a 103 recursos como el petróleo, gas, oro, madera, material genético, carbón, esmeraldas -es decir todo el mundo- y que en la actual crisis económica mundial, el capital financiero internacional tratara de salvaguardar su estabilidad, presionando el pago de obligaciones en las naciones endeudadas, mediante el incremento de las privatizaciones y obviamente la reducción de la inversión social.
Enmarcando así la crisis de la universidad (estatal y privada) se concluye que un cambio de fondo no será posible mediante acciones coyunturales: marchas, disturbios en la Pasoancho y pataletas sindicalistas de fin de mes en el CAM. Es imprescindible un cambio cultural que conlleve una cosmovisión menos consumista e individualista. Cambio que no será observable en el término de una asamblea estudiantil. Y ni siquiera lo estoy convenciendo para que lo asuma. Eso si, después no se queje porque la vida es injusta con usted. La historia nunca deja facturas sin cobrar.

Comments

comments