Voto en blanco: Otro pajazo mental

Voto en blanco: Otro pajazo mental

voto en blanco

En esta era de redes sociales, de indignación por todo y de poca profundidad, encontramos en la constante quejadera la manera de escapar de la continua decepción en que se convierte nuestra realidad política y social.

Esta indignación se ve relejada de manera masiva en jornadas electorales. En otras épocas el voto en blanco representaba una alternativa para librarnos de políticos corruptos y partidos enfocados en el todo vale por encima del bien común de los habitantes a los que planeaban gobernar, hoy en día es solo una herramienta que fomenta la mediocridad de pensamiento y representa una solución facilista.

Soy consciente de que el voto en blanco es, en teoría, una opción de cambio, de hecho está pensado como una alternativa a la falta de opciones. Sin embargo en las grandes ciudades donde mandan los barones electorales, esta herramienta lejos de prevenir que estos tomen el poder, les facilita el camino, pues condena a candidatos con grandes capacidades y hojas de vida envidiables a irse de urgencias con quemadas de segundo y tercer grado en noche de elecciones.

Debemos tener claro que en las principales capitales las maquinarias tienen ya una base de votos fuerte y la única manera de vencerlos es con una alternativa clara, con la elección de otro candidato que nos genere más confianza y represente nuestros ideales.

No nos digamos mentiras, la mayoría de los que escriben en Facebook que ningún candidato sirve, es porque no se tomó el trabajo de estudiar sus hojas de vida, de ver que hay opciones diferentes, candidatos nuevos, jóvenes dispuesto a generar un cambio, alternativas de votación a las que castigamos al preferir un voto en blanco facilista, que representa (En mi humilde opinión) una manera sencilla de evitarme la fatiga de ver quien es una mejor opción y de tomar decisiones fundamentadas con hechos y no emociones.

En las recientes elecciones pudimos ver varios casos: En la gobernación del Valle cerca de 270 mil votos fueron en blanco, y la diferencia entre nuestra controvertida ganadora y el segundo lugar fue de menos de 153 mil.

No digo que siempre hayan opciones, obviamente habrá momentos en los que el voto en blanco sea una alternativa real frente a un ramillete de candidatos corruptos e incompetentes, pero me rehúso a creer que ese es el caso el 100% de las veces. Debemos dejar de tomar la salida fácil de la indignación y el voto en blanco y empezar la tarea de estudiar propuestas y elegir con conciencia.

No más decisiones a la ligera que terminan convirtiéndose en un pajazo mental como estas pasadas elecciones.

 

Escrito por Jhon Alexander Reyes   @alexreyes73

Comments

comments