Yo apoyo al procurador

Yo apoyo al procurador

procurador

Sé que muchos de ustedes queridos lectores están llenos de predisposición y rechazo hacia la figura del “santísimo procurador”, especialmente guiados por su naturaleza pecadora e indecorosa.

Es por esto que sentí la necesidad de expresar mi total apoyo a la solicitud de la procuraduría a la corte constitucional donde le pedía que dejara en firme la facultad que hasta ahora tenían los colegios de restringir las muestras de afecto excesivas entre estudiantes; esto principalmente motivado por el deseo de tener una juventud más sana, libre de pecados de la carne y del alma. A pesar de que la corte no tuvo en cuenta la solicitud y quitó esta facultad a los colegios, es claro que es en éstos donde los niños van a educarse y es de su entera responsabilidad velar por que nuestros hijos sean buenos “hombres de fe” y temerosos de Dios.

De qué sirve que los padres hagan un estudio de oración en la casa si el niño va a poder abrazarse con cuanta muchacha él quiera en el colegio, esos vejámenes están reservados para el matrimonio, y eso que, incluso con la bendición del señor no está bien visto el exceso de muestras de afecto.

Sé que es duro para la mayoría de los jóvenes comprender que un abrazo o un beso en un colegio es algo negativo, pero deben entender que el contacto físico de cualquier forma incita a la carne y como he dejado claro, la carne es débil y el pecado ronda a los débiles. Abogo hoy porque la corte reconsidere  al señor Ordoñez y de hecho extienda esta petición a las muestras de amor en la calle y en las redes sociales.

¿Quién no está familiarizado con esa niña o niño que siente la necesidad de estarle escribiendo diariamente en el muro de facebook a su pareja cosas como “eres el amor de mi vida”, “mi compañero de batallas”, “la persona que me completa”  y “el motor de mi vida”? Ese es Jesús, entréguese a él y pida que le quite la lujuria ¿O qué me dicen de la pareja de jóvenes haciéndose exámenes de cavidades a plena luz del día y ante los ojos de cualquier persona en parques públicos o cines? Es momento de detener la falta de valores y qué mejor momento que en el colegio.

Por esto y mucho más apoyo al procurador, creo que es necesario enfocarse en prohibir el contacto físico entre los niños en el colegio, en lugar de investigar el robo de los alimentos de instituciones  oficiales, el cual ocasiona que no tengan un almuerzo. Es preferible tener niños muertos de hambre pero con decoro que bien alimentados pero impíos y pecadores.

Amén.

 

Escrito por Jhon Alexander Reyes  @alexreyes73

 

Comments

comments